¿Son rentables las web sobre hipnosis?

La hipnosis dice adiós a la rentabilidad en páginas webs.

valencia city hipnólogos ONG de hipnosis de España Organización profesional de hipnosis. Asociaciones legales de hipnosis clínica organizadas en una entidad profesional. La ORG de los hipnólogos. hipnólogos Hipnólogos Profesionales Hipnólogos Colegiados Hipnólogos Legales Honestidad Profesional Deontología Profesional Deontología Profesional. Cualificación Profesional. Formación Profesional. Honorarios Con ética. Iatrogenia desechada. Mediación Colegiada. La ORG de Hipnosis Clínica Deontología Profesional Hipnólogos empíricos no iatrogénicos. hipnólogos organización profesional de hipnosis de España. organización hipnosis ORG España
que-famosos-han-muerto-por-usar-hipnosis

Si no te gusta demasiado leer, la respuesta corta a la pregunta ¿son rentables las web sobre hipnosis? sería NO.

Si te gusta leer, y eres un fiel defensor de los argumentos sólidos, bien documentados, y respaldados con suficiente experiencia, te exponemos a continuación nuestros ya prácticamente 19 años en el sector, de los cuales 14 están fundamentados sobre páginas webs de hipnosis. Al principio 11 webs, luego 8, después 4, y finalmente 2, que se quedarán en sólo 1 a partir del 2020.

Si has llegado hasta este párrafo, es poco probable que seas un hipnoterapeuta, puesto que no les gusta leer en absoluto, y los argumentos respaldados en la investigación empírica y la experiencia clínica, es algo que simplemente no les agrada.

Por deducción, si has llegado hasta esta línea 11 del texto, posiblemente eres un hipnólogo con página web sobre hipnosis, o un entusiasta de la misma, o quizás un experto SEO que busca datos fiables (keyword reserch) no estadísticos sobre el micro-nicho de la hipnosis.

paginas-web-de-hipnosis

La rentabilidad de una web sobre hipnosis

Vamos a analizar el asunto de la rentabilidad de una web sobre hipnosis desde todos sus aspectos, algo de lo que a nadie en este sector le gusta hablar, incluida la organización de hipnosis de España, y la razón fundamental por la cual este es el primero (y posiblemente el único) artículo que se escriba sobre este asunto.

Para hablar sobre monetización de una página web con temática de hipnosis, debemos remontarnos al origen de los tiempos. Esto es, unos 15 ó 16 años, cuando nosotros adquirimos nuestro primer dominio, que es justamente donde lees este artículo. Ya teníamos algunos añitos de experiencia en el tema, y parecía que la tendencia pasaba por digitalizar tu trabajo, y subirlo online.

Por aquel entonces Felipe González era el presidente del gobierno de España, y Juan Carlos I era un joven rey en plenitud de facultades. El rey actual era un niño pre-adolescente dando su primer discurso público en los premios «Principe de Asturias» (hoy princesa), e internet funcionaba en España colocando el auricular del teléfono fijo (normalmente de color blanco perla, negro o rojo), en un aparato que hacía un ruido espantoso, y que pagabas por horas de uso, al precio más caro de toda Europa.

Casi nadie tenia internet. Los teléfonos móviles tenían compañía única (movistar) y disponías de par de marcas de teléfono, de la cuales Motorola era el rey. Si te caía encima de un pie, tenías que ingresar por urgencias, y si te subías a un autobús con el, todo el mundo te miraba con curiosidad morbosa. Los más chick (hoy pijos) tenían teléfono fijos sin auricular, que se llamaban Góndola, y que eran muy difíciles de acoplar a un modem de internet, que lógicamente llegaba hasta tu casa mediante los hilos del teléfono fijo, a la velocidad de una tortuga con artritis.

Había una cierta discusión en la época, respecto a si internet serviría para algo o no, y aunque existía un nutrido grupo de negacionistas, muchos ya suponía que con el tiempo y una caña, seguramente internet sería una tecnología capaz de imponerse. No obstante, y a pesar de su precio monstruoso de conexión, llegaron los primeros adictos a lo que hoy día se consideraría una red social, y que por entonces era el irc hispano, una suerte de chats sociales sobre cualquier cosa que quisieran crear los usuarios, donde los chats de ligoteo eran los reyes de mambo. A muchos esto les costó facturas de teléfono equivalentes al sueldo de 3 meses.

COMUNIDAD DE EXPERTOS EN HIPNOTERAPIA CLÍNICA

La organización de hipnosis de España le invita a unirse a la comunidad de expertos en hipnoterapia clínica que le da acceso al curso de hipnosis clínica, más el máster en hipnosis clínica y dos especializaciones (máster en hipno-analgesia y máster en hipno-patología) por sólo 399 € al año. Más de 1.000 miembros en los últimos 18 años.

Ver más información sobre la comunidad de expertos en hipnoterapia clínica
expertos
shadow

El bebé hipnosisclinica.org nace creada por el presidente (hoy coordinador) cuya apariencia personal era de movida madrileña, mezcla entre Alaska (hoy Fangoria), Camilo Sexto y Tino Casal, en un lenguaje totalmente en desuso por los webmaster actuales (html, por aquél entonces versión 3) que parecía una sopa de letras con forma de huevo frito.

La web trataba sobre «cosas muy raras» como psicoterapia con hipnosis o hipnoterapia (que nadie sabía lo que era eso), y éramos los únicos que no teníamos espectáculo de hipnosis en el teatro de la esquina, ni hablábamos con los extraterrestres, ni con «seres de luz» mediante hipnosis. Unos tipos muy «raritos» para la época, por lo que rápidamente fuimos la «comidilla» del sector profesional (media docena de amigos que se reunía una vez al año en Madrid, en una mesa del café Gijón).

Por aquel entonces el algoritmo de Google tenía acné adolescente, y listaba las webs casi por orden alfabético, pero como en España no eran muchas, pues naturalmente estábamos siempre en la primera página de resultados (SERPS). Un par de años después no sólo en España, sino en todos los países de habla hispana. Por aquél entonces, estaban las webs «normales» (El gran Hassman, el gran Horacio Ruiz), una asociación de hipnosis ilegal en Navarra, conocida popularmente como el doctor amor, otra asociación de ciencias ocultas y nosotros. Llegamos a recibir casi un centenar de visitas, lo que era todo un record de visibilidad online, en un país donde apenas el 10% de la población sabía lo que era internet, y además teníamos un teléfono móvil, al cual todo el mundo se negaba a llamar porque era muy caro.

El mercado jurásico de la hipnosis en España

En esos tiempos, se estrena la organización de hipnosis de España, por aquél entonces Sociedad de Hipnoterapia Clínica, con su primera página web. Rápidamente se gana el odio eterno de los grupos de hipnosis psicológica, por aquél entonces adscritos a los colegios oficiales de psicólogos (hasta que los echaron), y las amenazas de muerte de los hipnotizadores de espectáculo, y los «amigos» de los guías de luz. Amenazas por escrito claro, que en aquellos tiempos el correo electrónico era algo demasiado moderno. Los grupos de hipnosis psicologíca con una «cartita» certificada con acuse de recibo, invitándonos a remitir nuestra titulación en psicología al colegio oficial más próximo, y los hipnotizadores de una forma menos sutil, con un simple «os vamos a matar maricones de mierda«, bastaba. Generalmente recibíamos un par de estas por semana. Todo un éxito de impacto social.

Una vez el colegio oficial de psicólogos fue debidamente contestado, decidió que entonces debía aliarse con instancias más altas, y estableció un «quid pro quo» con el colegio de médicos, por lo que recibimos otra «cartita» certificada con acuse de recibo, donde se nos manifestaba que la asociación utilizaba en su denominación la palabra clínica (Sociedad de Hipnoterapia Clínica) cuyo uso era privativo únicamente del colectivo médico, y que debíamos retirarlo inmediatamente, o seríamos fusilados al amanecer. No teníamos mucho dinero para entrar en procesos judiciales con el colegio de médicos, así que decidimos «aceptar su invitación» y le cambiamos el nombre a Sociedad de Hipnosis Profesional, para lo que el señor presidente (hoy coordinador) viaja a Madrid para iniciar el trámite en el Ministerio del Interior, y se tira 15 días en la capital del reino, con cargo a la tesorería de la asociación (vacaciones inolvidables que dieron para mucho).

Nuestra actividades profesionales se limitaban a cursos presenciales de hipnoterapia clínica (ahora hipnosis profesional), porque los cursos online ni existían aún, y si existían, no sabíamos como hacerlos. Nuestra web disertaba ampliamente sobre el tema, con ingente cantidad de artículos traducidos del inglés y procedentes de USA mayoritariamente, que eran totalmente innovadores en España, y cuyo objeto no era otro, sino el de promocionar nuestros cursos de hipnosis.

De esta forma, vivimos cómoda y plácidamente durante años. Los «smoke seller» de la época, dedicados a hablar con los extraterrestres y seres de luz por hipnosis, hipnotizadores de espectáculo y psicólogos sin trabajo, decidieron hacer suyo el principio de «si no puedes con ellos, únete a ellos«, y comenzaron a acudir a nuestros cursos de hipnosis. Prácticamente todos los estafadores de la hipnosis en los años posteriores, pasaron por aquél aula.

En aquella época, defraudar y estafar no estaba mal visto. Quien declaraba y pagaba sus impuestos al estado, era porque no le quedaba otro remedio, mientras miraba con admiración a quien se zafaba de ello. Era la época de la bonanza económica, y ganar dinero era lo único que importaba. El cómo y de que manera no era relevante. Una empresa de grandes ventas de la época, vendía tarros de aire del Cantábrico en Madrid, naturalmente lleno de emigrantes gallegos, asturianos, cántabros y vascos, que compraban fielmente los tarros, argumentando que oler el aire que había dentro, les recordaba su tierra. Los tarros estaban fabricados y cerrados en Fuenlabrada, pero nadie veía mal estas cosas, incluso a muchos les parecían emprendedores encomiables.

Era la época de los libros de Og Mandino y como hacerse rico en 3 meses, y de la superación personal (hoy coaching) donde había cientos de conferencias sobre ganar dinero y ser millonario, generalmente dadas por caballeros que necesitaban dar esas conferencias para comer. La época de los negocios piramidales de todo tipo (productos de limpieza, dietéticos, cosmética, sellos, inversiones monetarias …), todo valía. Quien cuestionaba la ética de estos negocios se le llamaba «rarito» … y de eso en España había poco, o eso decían.

El mercado cambia. Las webs de hipnosis evolucionan

Tras más de una década donde la vieja Sociedad de Hipnoterapia Clínica, hoy Sociedad de Hipnosis Profesional, vive una primavera eterna a orillas del mediterráneo, con miles de alumnos y cientos de socios, las cosas comienzan a cambiar.

Es la época en la cual el presidente del gobierno de España es ahora el sr. Zapatero, y el rey de España ya no es tan joven. El actual rey, es ya es un apuesto y soltero príncipe de fina estampa, con quien todas las chicas sueñan… y de repente, toda la magia se rompe. Como en el cuento de Cenicienta, las calabazas empiezan a verse como tales, y ya no son carrozas reales. Los negocios cuya ética estaba mal visto discutir, crean la mayor crisis económica desde el 29, especialmente los negocios bancarios, y los tarros con aire del Cantábrico dejan de venderse. La hipnosis para comunicarse con seres de luz y extraterrestres entra en declive, y en general, todos los negocios comienzan a vender menos.

Los gerifaltes de la gobernatura creen que es algo pasajero. Siempre ha habido crisis. Un par de añitos, y se pasará. Se inventaron lo brotes verdes, y otras cosas, pero los tarros de aire del Cantábrico no volvían a venderse. Luego dijeron que es que el mundo cambia, y hay que plantear las cosas de otra forma. Internet es el futuro decían.

La Sociedad de Hipnosis Profesional compra esto, y decide comenzar a digitalizar los cursos de hipnosis y a subirlos online. La gente aún no está muy convencida de esto, así que se dedican páginas y páginas a explicar el porqué online, y la verdad es que no funcionó mal. Internet ya estaba en una gran parte de hogares de España, y aunque las personas mayores aún no manejaban eso del ordenador, sus hijos sí, por lo que comenzaron a meterse en las casas. Los «adultos» les pedían a sus hijos, que les buscaran tal o cual página web, y empezaron a meterse dentro de los cursos de hipnosis online. La UNED ya lo tenía, así que malo no podía ser.

La Sociedad de Hipnosis Profesional fue la pionera en esto. Los primeros cursos online de hipnosis en España, eran los nuestros, y además no había otros, así que … si no te gustaban, tampoco tenías otro sitio donde ir, al menos online. La asociación pronto se dio cuenta de esto, y los cursos online eran muy cómodos, muy bien hechos (con fondos de televisión comercial que costaba una pasta) y te salían por un ojo de la cara. Todo era online. Las clases, los exámenes, las prácticas … todo. Había cientos de clases en vídeo y documentación suficiente para montar una barricada en cualquier autopista. Si imprimías todos los documentos, te dejábamos sin cartuchos de tinta en 4 días. Pronto el aula virtual comenzó a ser demasiado grande, y ya no cabía en un hosting normal, así que a la asociación no le quedó otra que irse a alquilar un servidor grande al extrajero. Salía por un pico, pero no había otra.

Ahora teníamos psicólogos en paro de toda España (más que nunca, porque la crisis comenzaba a apretar), amigos de los seres de luz y los extraterrestres, empeñados en usar nuestra hipnosis (que ya se percibía como muy moderna) para hablar con ellos, hipnotizadores de espectáculo que tenían más de 30 espectadores, e invertían sus ganancias en ir a más (noble actitud), y algunos trastornados empeñados en usar la hipnosis para saber que fueron en las vidas anteriores. Como no encontraban nada de esto en nuestros cursos, pues se iban, pero no sin antes de dejar pingues beneficios a la asociación.

Todo parecía indicar que la idea del «presi» de digitalizarlo todo funcionó. Teníamos más cursos y más alumnos que en la era presencial (como 10 veces más) y seguía creciendo. Compramos más dominios (unos 10 más) y empezamos a hacer más webs. Ya no parecían un huevo frito. Comprábamos plantillas bonitas en html y sobre ellas construíamos las webs, que quedaban muy bien. Tonterías decíamos las justas, así que además nos rodeó un halo de seriedad y honestidad. El «presi» ya no es tan joven como para continuar con su estética de movida madrileña, y próximo a los 40, se cambia de look y dice que le llamen «coordinador«. Empieza a comprase americanas de pana, que no le caben, porque como buen cuarentón se pasa 3 horas al día en el gimnasio, y un coche descapotable. O sea … los cursos de hipnosis online, van bien.

Como los colegios oficiales «no nos quitaban el ojo de encima» no nos dejaron más opciones que ser legales. Luego no enteramos de que no nos hacían nada, porque en realidad éramos la única asociación totalmente legal (impuestos incluidos), así que nada podían hacer, pero intentar … desde luego lo intentaron todo. Sin embargo, las cosas pronto cambiarían de nuevo.

Y de repente ... Google cambia

Éramos felices y comíamos perdices en la organización de hipnosis, cuando de repente, Google se hace mayor y cambia drásticamente su algoritmo, según parece por algo que se llama SEO, de lo que no teníamos ni idea, y que dicho en pocas palabras es una técnica que consiste en optimizar las páginas web para conseguir mejores posiciones en el buscador. Nosotros nunca habíamos hecho nada de eso, no lo necesitábamos, pero otras páginas web sí, así que por lo visto, Google tenía que defenderse y cambia sus criterios de posicionamiento.

Nadie nos avisó de esto, ni tampoco en que consistían los cambios, ni mucho menos lo que tenías que hacer, así que un bien día, mientras el «presi» tomaba su café matinal mientras se deleitaba recorriendo todos los Google en habla hispana (.mx, .co, .ar … etc.) para buscar hipnosis clínica y ver como la página de la asociación estaba la primera, se encuentra con que no la ve. ¡ HORROR! … ya no está donde estaba. Busca y busca, y finalmente aparece EN LA PÁGINA 4 de las SERPS. En algunos países incluso peor.

Nos invade el pánico. Ahora lo tenemos todo online, si la gente no nos ve estamos perdidos. Pero esa no era ni mucho menos la única sorpresa que nos esperaba.

¿QUÉ DIVÁN USA CON SUS CLIENTES?¿QUÉ DIVÁN USA CON SUS CLIENTES?|PERMÍTANOS RECOMENDARLE

Diván para hipnosis recomendado por la organización de hipnosis de España, calefactado automático que permite una temperatura (regulable) durante toda la sesión, acompañada de un suave masaje de espalda que coadyuvan con la relajación y la focalización atencional.

DIVÁN MÁS USADO POR LOS HIPNÓLOGOS.

diván para hipnosis
shadow

No sabíamos resolver ni comprender lo que nos pasaba, así que llamamos a un experto, que se presentó con un portatil debajo del brazo, cargado de herramientas que jamás habíamos visto: semrush, ahrefs, ubersuggest, cocolize … eran herramientas de las que ni habíamos oído hablar. Tuvimos mucha suerte. El experto era alicantino y según nos enteramos poco después, uno de los mejores de España, de hecho el «presi» nos mandó hacer todos sus cursos unos meses después.

Aquél chaval, porque sólo tenía 20 años en aquel momento, nos abrió los ojos y nos lo enseñó todo. Efectivamente el core de Google había cambiado y la actualización afectaba a nuestras webs. No a todas por igual, de hecho hipnosis.org.es subió de posición, pero todas las demás bajaron mucho. Aquel chico le enseñó al «presi» por primera vez cual era la demanda del nicho, es decir, cuantas personas buscaban hipnosis y keywords derivadas.

En todas las herramientas le salía lo mismo. La hipnosis (en general) con todas sus variantes había empezado una curva descendente años atrás. Nos enseñó que cuando empezamos con el nicho de la hipnosis tenía unas 25.000 búsquedas por mes. Que lo más buscado era la hipnosis regresiva con 9.000 búsquedas (cosa que no nos sorprendió), después la hipnosis ericksoniana con 6.000 búsquedas y finalmente la hipnosis clínica con 5.000 búsquedas, pero que todas estaban cayendo, especialmente la hipnosis regresiva. Las demás caían menos, pero también. Nos contó que ya había visto esto antes en otros nichos, como los cerrajeros. Nos sorprendió la comparación con los cerrajeros, pero no vimos ninguna intencionalidad. Simplemente no teníamos los conocimientos suficientes como para entenderlo. Lo entendimos un par de años después.

Con respecto a nuestro sector (que siempre llamaba nicho y no sabíamos porqué) nos dijo que le parecía una caída de la intención de búsqueda, no de la palabra clave. Como no sabíamos que eran ninguna de las 2 cosas, no entendimos mucho, pero lo que pudimos deducir de sus palabras, era que la gente cada vez buscaba menos cosas relacionadas con la hipnosis, y que eso iba a continuar, seguramente a peor. Respecto a los «problemitas» que habíamos tenido con Google, nos dijo que él se encargaba de arreglarlas, y lo hizo (aunque pagarle costó los ingresos de la asociación de 3 meses), pero que debíamos acostumbrarnos a esto. Nos contó que Google cambiaba de criterio cada pocos meses, y que antes no nos hubiera afectado demasiado, eso no quería decir que no lo hiciera antes o después.

Nos dijo también que si vivíamos de los info-productos (que no sabíamos lo que era eso) debíamos aprender. Sin prisa, pero sin pausa, y gentilmente nos indicó sus cursos donde podíamos hacerlo. Hasta donde le entendimos, quiso comunicarnos que no podíamos circular por la carretera sin saber conducir, entendiendo la carretera como Google y conducir como técnicas de SEO y SEM. Su alegato nos pareció lógico y sensato, así que nos apuntamos a sus cursos. Gracias a Dios lo hicimos, porque aquel chaval comenzó a dar conferencias por toda España y se convirtió años después en una autoridad nacional respetadísima, y no hubiéramos podido pagar lo que valieron sus cursos poco después.

Compramos las herramientas que nos enseñó (por cierto muy caras), y nos enseñó a mirar en ellas lo que la gente buscaba. También nos enseñó que no debíamos publicar lo que nos pareciera, sino lo que la gente quería saber, que para eso teníamos las herramientas. Un par de meses y varios miles de euros después, apareció con la nueva web «arreglada«. Borró la vieja y puso la suya, pero nos dijo que estaba en otro lenguaje más moderno, el php (que tampoco sabíamos lo que era), pero que no teníamos de que preocuparnos, que ahora eso se manejaba con una CMS (que ni idea de lo que era eso) y que manejar nuevos contenidos, era mucho muy sencillo con una plataforma que se llamaba wordpress (que tampoco sabíamos lo que era).

Como asistíamos a sus clases online 2 días por semana, a los 3 ó 4 meses ya nos habíamos enterado de todo, y comenzamos a manejar aquellos wordpress con bastante pericia. Aprendimos a hacer un aula virtual, y la hicimos, y las páginas web de forma correcta con técnicas de SEO. A Google le gustaron los cambios y nos volvió a poner en los primeros resultados de la SERPS, que ahora sí sabíamos lo que era. Aprendimos la lección y nos enseñó a mantenernos siempre informados de los cambios que se iban produciendo, ya que él siempre insistía en que Google era como «una pluma al viento«, lo que hoy vale, seguramente mañana no. Y así lo hicimos. Asistíamos a todas las wordcamps, unas de forma presencial y otras online, donde conocimos a todos los que «manejaban el cotarro» en España (hoy celebridades del SEO un poco entradas en años) que acabaron convirtiéndose en agencias SEO por todo el país, y vimos como nuestro «profe» se convertía en uno de esos grandes, y su nueva agencia en una de las mejores.

Todo vuelve a cambiar de nuevo para las webs

No tardamos mucho tiempo en entender la suerte que habíamos tenido con aquellos cursos, y lo bueno que era su docente. Hoy teníamos los mandos de todo, y las cosas volvían a funcionar. Esto no pasó desapercibido para los amigos de los extraterrestres y los seres de luz, ni tampoco para los institutos ericksonianos (forrados en aquella época), mucho menos para los hipnotizadores de espectáculo. Rápidamente comenzaron a copiar de forma sistemática todo lo que hacíamos. Si nosotros ahora usábamos wordpress, ellos también. Si hablábamos de hipnoterapia para esto y lo otro, ellos lo mismo. Incluso había un caso en el cual uno de ellos re-plubicaba de forma automática todo lo que nosotros publicábamos mediante los RSS. Así que le dedicamos un «bonito» post, hablando muy bien de él, que inmediatamente se publicó en su web de forma automática. Una semana después lo quitó. Pero ya todos entrarán en la misma dinámica, y ¡HORROR! … todos eran alumnos nuestros.

Tuvimos que activar una protección del copy, que aún hoy sigue activa. Es decir, no puedes usar el boton derecho de tu ratón en nuestras webs, para copiar y pegar, porque había paginas copiadas en su totalidad, no un trozo o un párrafo, todo el contenido. Aún hoy sigue habiendo muchísimos ejemplos que nunca se quitaron, por ejemplo si buscas hipnosis David Spiegel, y estás en la zona centro de España, te sale la web de un hipnotizador de espectáculo en primer lugar, con la página copiada hasta en el párrafo donde dice que somos los traductores originales de la entrevista en inglés, y después la nuestra. Si estás en otro punto de España, el orden es al revés.

Esto era la tónica común. Todos nuestros alumnos habían tomado la decisión de hacer lo mismo que hacía la asociación, pero copiando todo. Era más cómodo y más rápido, especialmente los del área mediterránea, que copiaban compulsivamente, incluso automáticamente. Al mismo tiempo, no deleitaban con muchos correos electrónicos al día (aún lo siguen haciendo) preguntado esto y lo otro, a ver qué contestábamos, para hacer lo mismo. Le comentamos a nuestro viejo profesor de SEO, que ya era una autoridad, la estrategia de protección del copy que estábamos usando, y se reía mucho con nosotros. Siempre nos respondía que en España eso era lo normal. 1 trabaja y 5 miran, siempre fue así, nos decía. Que ya se había dado cuenta de que había mucho contenido duplicado, cuando vio las primeras métricas, y que por eso nos comparó con los cerrajeros que hacían idem de lo mismo, pero que había más … mucho más. Nos asustó un poco, así que decidimos revisar todas la métricas de forma concienzuda (que ahora ya sabíamos manejar), y efectivamente, ahora todos eran asociaciones con nombre «muy muy parecido«, pero con la palabra internacional intercalada, publicando los mismos artículos y dando los mismos cursos, pero con la hipnosis regresiva incorporada.

Esto no puede ser (decíamos nosotros con pavor), así que el «presi» se volvió a Madrid, a mirar cuantas asociaciones estaban registradas de verdad en el ministerio, y a ver cuantas de ellas estaban registradas en la agencia tributaria, tirándose otra semanita de «juerga» a cargo de la tesorería de la asociación (segundas vacaciones inolvidables), pero descubrió que todo seguía igual. No había ninguna asociación registrada legalmente en ambos sitios, excepto la nuestra. A ellos, ningún colegio oficial les había atacado, por lo que lo de usar la palabra «profesional» era simplemente copia compulsiva.

Como nadie les atacaba (ya lo habían hecho con nosotros y no les funcionó), algunos dieron un paso más por su cuenta. Un alumno nuestro empezó a denominarse como escuela oficial de hipnosis con 30 años de experiencia (el doble que nosotros, claro está) y otro empezó a dar titulaciones universitarias de hipnosis de la Smoke Sellers University, ubicada en notstreet avenue de Nueva York, y cosas por el estilo, pero el más ingenioso de todos, era un alumno que sacó la web de la Universidad de la Vida, ubicada en la calle del desconocido s/n y con correo hotmail. Naturalmente con todos los cursos de hipnosis, y argumentando que había entregado su pistola de policía para hacer esto, que era la pasión de su vida. La verdad, creativo era mucho (luego se dedicó a dar cursos de como hacerse rico en 3 meses). También fundó la asociación de lying coachers dedicados a la hipnosis, con número de registro confidencial.

Nosotros (muy modernos y siempre a la última) teníamos un grupo de whatsapp para mantener una comunicación fluida con los socios, sin saber que 2 de cada 3 de ellos eran de la escuela oficial de hipnosis, de la Smoke Sellers University, o a la Universidad de la vida. El porqué pagaban la cuota de socio, nunca llegamos a entenderlo del todo, hasta que comprendimos que de cada 30 socios, en realidad era sólo uno de los 3 anteriores, pagando 30 cuotas (que eran muy bajitas) porque de esa forma, tenían acceso permanente al aula virtual y podían copiar todo mejor. Cuando nos dimos cuenta, lo comentamos públicamente, y los socios pertenecientes a la escuela oficial de hipnosis, nos pusieron 30 ó 40 denuncias falsas en Colombia, escritas a mano (con muy mala letra por cierto), por un miembro colombiano que tenía la franquicia «del asunto» en ese país, y al que hacen un vídeo (que aún anda colgado por ahí) diciendo que al pagar la cuota de socio se había quedado sin comer en Colombia (cuando nosotros jamás tuvimos ningún socio colombiano), y que habían escrito a todas las embajadas de países hispanos denunciando a la asociación (como muy infantil todo). El problema fue que eso llegó a oídos de la policía española y decidieron investigarlo, aunque la cosa les hizo bastante gracia, y lo dejaron estar, bastante tenían con el narco-tráfico.

Cerramos el grupo de whatsapp y a otra cosa, por lo que decidieron poner una web de fake news contra el «presi«, con papeles oficiales del Principado de Asturias ( ya que sabían que el «presi» era asturiano) de vete tú a saber quien, con apellidos diferentes a ver si colaba (total nadie leía los estatutos de la organización de hipnosis, así que nadie sabía los apellidos del «presi«), y que todavía sigue por ahí, ya que se olvidaron de borrarla. Luego atacaron el grupo de facebook, y crearon otro también con el contenido fake, contra la asociación claro. Este «gentil» caballero de la escuela oficial de hipnosis, era un antiguo alumno de los ´90, que actuaba con el nombre falso de Dr. Joan Luz (cuyo perfil de facebook aún sigue por ahí), auto-nombrándose profesor de la Universidad de Valencia y naturalmente presidente de una asociación internacional de hipnosis con registro, digamos … «desconocido«.

Así que, en vista del agradable ambiente profesional del nicho (ahora ya aprendimos a decirlo así) al «presi» se le ocurre … ¿Y si sacamos un doctorado, con el apelativo honoris causa o algo así, en letras pequeñitas, para que estos «caballeros» lo copien compulsivamente, como doctorado a secas, y luego lo quitamos para que queden en ridículo?. Dicho y hecho (pensat y fet, que se dice en el mediterráneo), pusimos el doctorado en hipnosis clinica (con letras muy grandes), honoris causa (con letras muy pequeñitas) ya que si no era ilegal, puesto que sólo las universidades están autorizadas a emitir doctorados en España, y efectivamente, sólo 3 meses después, ya había 4 doctorados en hipnosis clínica, sin honores ni bobadas, emitidos por otras tantas asociaciones (naturalmente internacionales) falsas y como no, por la escuela super oficial de hipnosis, del Dr. Joan Luz, que no contento con eso, publica además un libro como texto oficial del doctorado oficial, de la escuela oficial, que todavía sigue ahí en la casa del libro (ver libro oficial de la escuela oficial), incluso se saca de la chistera una federación, también de registro desconocido, porque nosotros habíamos dado de alta la única federación de hipnosis que llegó a registrase en España, pero él la registra en la servilleta del bar de la esquina. También sacamos por aquella época el registro de calidad ISO 9001 (éramos lo más), aunque era carísimo, y tubimos que pedir una derrama a los socios (eso lo hizo el coordinador anterior). Este «caballero» (el Dr. Joan Luz, cuyo nombre real conocemos perfectamente, y aún conservamos su matrícula como alumno) tenía un consultorio en Valencia, donde su fama de excéntrico llegó a ser tal, a pesar de que Valencia no es una ciudad pequeña, que decidió irse con la música a otra parte. Madrid era un buen sitio (donde todo pasa un poco más desapercibido), incluso la cocaína que tanto le gustaba. Él es así. A cualquier cosa que abría lo llamaba clínica, pero no te molestes en buscar el registro sanitario. No lo encontrarás, incluso tiene un directorio de clínicas de hipnosis en su página web. Naturalmente atendidas por doctores, doctorados por la escuela oficial de hipnosis, con número de colegiado y todo, no te vayas a pensar, que como la Sociedad Colegial de Hipnólogos, tenía socios colegiados (como su propio nombre indica), pues él no podía ser menos, así que venga …

Nosotros habíamos creado la Sociedad Colegial de Hipnólogos un poco inspirados en la Asociación Colegial de Escritores (muy grande y popular), pero nuestros alumnos, como no sabían hacer nada de eso, y tampoco querían, pues ilegal … total que más da. Naturalmente la gente no era tonta, y empezaron a darse cuenta de este tipo de «caballeros«. Era algo tan descarado, que saltaba a la vista de cualquiera. La gente empezó a desconfiar de todo lo llevase la palabra hipnosis de por medio, y la intención de búsqueda comenzó a bajar, ya no año a año como antes, sino mes a mes. De aquellas 20.000 búsquedas / mes ya no quedaba nada, y la cosa empezó a oscilar en el entorno de las 10.000, pero bajando en cada revisión.

Para terminarlo de arreglar, llegó la ola de psicólogos latinos, que rápidamente se dieron cuenta que si cobraban 300 € por un curso en España (el sueldo de un médico en Argentina, o casi de 2 en Colombia) vivirían muy bien en sus países de origen, y además era más seguro que trabajar como mulas con medio kilo de coca en el estómago. Así que se pusieron a la labor, pero ya no eran hipnoterapeutas para hablar con los extraterrestres mediante hipnosis (aunque algunos sí, pero pocos), buscaban cosas mejor elaboradas y con una estrategia mucho más currada. Así nació la banda gástrica virtual, que no era más que una simple aversión conductual con hipnosis de toda la vida, pero sonaba bien. O la hipnosis instantánea, fabricada sólo para latinos, cuya fantasía era hipnotizar a la vecina jovencita de al lado, para hacerle de todo sin que luego se acordase de nada, y cosas así. En general duraron menos que un tinto de verano en Sevilla en pleno mes de agosto, pero se llevaron su buenos miles de euros para allá, que eran aún más miles de dólares americanos. Una fortuna en muchos países latinos. No repararon en gastos ni esfuerzo. Algunos de ellos incluso crearon toda una red de páginas gratuitas hablando del tema y enlazando con las webs de estos «caballeros«, que justamente era algo muy parecido a lo que tenían nuestros socios: páginas gratuitas de wordpress.org sin dirección postal, y la mayoría de veces con nombre falso, como si fuera un consultorio. Naturalmente correo electrónico hotmail, como no podía ser de otro modo. Cuando la fuente se agotó, lo intentaron como hipnosis asistida, reparadora, terapéutica … y un largo etc. Solo les faltó la hipnosis de botijo (eso no se les ocurrió).

Por otro lado, la crisis económica empieza a apretar muy fuerte, y comienza a durar muchos años (algo no previsto por lo mandatarios). Por tanto, la hipnosis comienza a perder totalmente el interés en las intenciones de búsqueda, y se sitúa por debajo de cualquier otra psicoterapia, incluso las más peregrinas. Muchos no comprenden lo que pasa, pero sí se dan cuenta de que al igual que los tarros de aire del Cantábrico, ya no venden como antes, y que las webs de hipnosis comienzan a desaparecer. La intención de búsqueda baja por debajo de las 10.000 búsquedas y muchos empiezan a mirar hacia prados más verdes, porque los brotes verdes ni estaban, ni se les esperaba.

¿Qué se podía hacer muy parecido a la hipnosis, pero sin que llevase ese nombre?. Bueno … había unas cuantas opciones, pero la que cuajó comercialmente fue el mindfulness (lo mismo pero en spray, aunque con un cierto aroma oriental, y un discreto sabor a new wave). Pronto el mindfulness hundió en la miseria a la hipnosis, que no levantaba cabeza, y otros se pasaron al coaching, que también era facilón y también podías decir más o menos lo que te daba la gana. La huida fue masiva, y pronto se vieron los resultados incluso fuera de las estadísticas de Google, es decir, en la vida real. Comenzaron los cursos y retiros de fin de semana de mindfulness, en mitad de la sierra a 3 grados bajo cero, pero tan enfocados en tu «yo interior» que ni frío tenías. Además si querías también podías hablar interiormente con tus «seres de luz» en la meditación de mindfulness, y como les vendías el rollo oriental, salían muy baratos en la comida durante el retiro de fin de semana, les colocabas la comida ayurvédica, que consistía en un par de hojas de lechuga, un espárrago de bote y una vaso de agua y tan contentos con la paz espiritual que les otorgaba la disciplina. De calefacción nada claro, si los monjes de Nepal vivían en la montaña sólo meditando … tú también podías hacerlo.

Pronto se empezaron a encontrar cursitos y retiros de este tipo hasta en las parroquias católicas, que los veían como una versión modernizada del retiro espiritual, y los feligreses se apuntaban más y pagaban mejor. Los coachers del minfulness no eran curas, pero bueno, se podía hacer «la vista gorda«, si se ponían un crucifijo al lado del buda, y además podían ir los niños, que en los seminarios cristianos con curas, la gente ya desconfiaba un poco.

Sin embargo, el número de socios de la organización de hipnosis no disminuía. Casi nadie se daba de baja, porque en realidad eran 4 pagando varias cuotas, hasta que les amenazamos con renovar su acreditación de socio, mediante tarjeta de crédito. ¡HORROR! las tarjetas de crédito no se pueden falsificar, así que entonces, ahora sí, muchos se fueron, o lo que es lo mismo, los 4 que había, se vieron obligados a pagar menos cuotas, y tener menos accesos a los cursos de hipnosis.

Más y más cambios en las web de hipnosis

A este «sano» y «limpio» ambiente profesional, empezó a difundirse que los hipnoterapeutas eran tipos de poca fiabilidad, así que como la organización de hipnosis estaba registrada como Sociedad Colegial de Hipnólogos, y en el carnet de socio, así como en el papelito de la renovación anual, ponía hipnólogos y no hipnoterapeutas, les venía bien, ya que ahora tras hacerse público sus «tejemanejes» nadie quería llamarse hipnoterapeuta. Así que los que tenían un carnet de socio, se empezaron a mantener muy calladitos, a ver si nos lo van a quitar.

Y en todo esto, Google cambia de nuevo su algoritmo. Le acusan de todos los pecados del mundo. Desde ser promotor del e-commerce que perjudicaba a los negocios locales (como si Google tuviera alguna culpa de eso), hasta que no pagaba sus impuestos (eso sí era verdad. Estaban, y siguen estando, todos muy cómodos en Irlanda pagando 4 perras gordas), y de abuso de poder con el nuevo android que había sacado para teléfonos móviles (como si fuera algo ilógico que una empresa comercial trate de acaparar todo su mercado), en fin, que le dijeron de todo, menos bonito, y le pusieron la primera multa gorda, aquí en Europa, que le hizo un poco de pupita (no mucha, pero algo sí). Así que Google saca su primer «fist«, que se hizo tan popular, que hasta los políticos lo usaban, como Mr. Thrump con su «America first«. El «first» de Google, consistía en darle a los negocios locales más relevancia (para que no le acusaran de destructor), de forma que si ahora buscabas hipnosis en Google, te salían los resultados de hipnosis + localidad de quien lo busca, es decir, resultados locales. El algoritmo no está muy bien hecho (como todos los de Google) por lo tanto, no te muestra lo mismo si buscas hipnosis desde Madrid, por ejemplo, que si buscas hipnosis en Madrid. Debería ser lo mismo, ya que el algoritmo se creó para eso, pero no funciona tan bien. Google llama a eso creatividad de los desarrolladores, para mostrar más variedad de contenidos. La realidad es que a la mayoría de algoritmos les falta un «herbor«, más o menos el mismo que cuando usas Google maps para llegar a un sitio que está a la derecha, y te indica a la izquierda, o te mantiene dando vueltas a la manzana hasta que te das cuenta. Ni comentamos la cantidad ingente que no sabía esto del herbor de los algoritmos de Google, y fijándose en el mapa, de repente se encuentra unas escaleras y el coche cae escaleras abajo, o un lago, y se va dentro del agua, o una calle estrecha por donde el coche no cabe, y ademas es dirección prohibida.

A mucha gente le cuesta creer que una empresa americana tan grande y conocida haga chapuzas, y la verdad es que todas ellas las hacen continuamente. Windows ha mantenido su sistema operativo durante años y años a base de parches (que además los llaman así), incluso más, desde el primer windows hasta hoy (el 10) no es más que una montaña de parches y añadidos al primero. El algoritmo de Google es lo mismo. Parches y más parches al algoritmo primigenio (que según las malas lenguas copiaron de Altavista en buena parte) de forma que el parche no elimina la instrucción anterior, sólo le quitan relevancia y ya está. A estas alturas el algoritmo de Google tiene más de 200 parámetros (dicen ellos), pero puedes llamarles parches si quieres (es lo mismo).

La mayoría de estos parches son contradictorios con «la pose» de Google (que ellos llaman «normativas«). Por ejemplo, Google te dice que comprar enlaces o backlinks en un periódico por ejemplo, para mejorar la autoridad de tu web y mejorar tu posición no está permitido y que te sancionará si lo haces, pero el parche cincuenta y tantos está programado para mejorarte la posición si tienes backlinks de importancia, con lo que hay todo un mercado para que te puedas comprar enlaces en los periódicos que quieras (algunos ni siquiera sabías que existían). Esto no tiene nada de particular. La pose de Google es así. Por ejemplo si te vas a un evento social importante, con millones de personas, es raro que no veas un autobús de Google. Por ejemplo aquí en Madrid en el orgullo Gay, el autobús de Google es grande de narices, para que se vea bien, y le pintan un arcoiris y globitos de colores con las letras del logo, muy currado todo, que eso los americanos lo bordan, y se te acercas te regalan una tarjetita con un mes gratis en Google adwors, y algo de merchandising como una camiseta negra, que sobre el negro el logo de colorines se ve mas … vaya, que se lo curran, vamos. Sin embargo, grabas un vídeo que tenga la palabra gay y lo subes a youtube y te lo desmonetizan. La pose de Google es así, pero no sólo Google, todas hacen lo mismo. A facebook porque le pillaron con las manos en la masa, y reculó un poco, pero ellos van a la suya (como es normal).

Bueno … para no irme por las ramas, y «siguiéndole la corriente» al nuevo algoritmo de «local first» añadimos páginas locales (hipnosis Madrid, Barcelona, Valencia … etc.) y bueno … el parche no funciona mal del todo. Pusimos una por ciudad (no todas por que es un curro, solo de 100.000 habitantes para arriba) y sí, casi todas las puso en los 5 primeros puestos locales a base de meterles técnicas de SEO (que Google también te dice que no hagas SEO, que hagas la página «natural«, pero hazlo y verás lo que te pasa), y ya que estaban, pues el contenido lo aprovechamos para promocionar el consultorio de los socios locales. Noble altruismo, si no fuera porque sabemos que la mayoría de socios ni tienen consultorio ni nada que se parezca, así que todos los perfiles están en suscripción. Si te suscribes por un año te lo quedas, si total el socio que está puesto, seguramente ni existe.

Para confirmar la caída en el interés respecto a la hipnosis, para muestra bien vale un botón. Por ejemplo haciendo las páginas locales para el parche de «local first«, en Valladolid por poner un ejemplo, (que no es una ciudad pequeña), está estable en la 1ª posición desde la creamos, el perfil te puedes hacer con él por 20 € al mes (que eso ya nadie te lo cobra) y te ponemos en el perfil lo que te de la gana (un lujo, vamos). Lógico sería que si tu tienes un consultorio de hipnosis en Valladolid y tu web está mal posicionada porque el SEO no es lo tuyo, digas pues yo lo quiero, si total 20 € es lo que me cuesta el almuerzo, y así estoy el primero, todo el mundo me ve, y además enlazan con mi web que recibe mas visitas y posicionará mejor. ¿Parece lógico verdad?. Pues no. Nadie lo coge, porque en Valladolid ya casi nadie se dedica a esto. Algunos consultorios de psicología lo tienen como «terapia florero» por si cae algún cliente, y algún «smoke seller» también para adornar, pero en realidad trabajan menos que el sastre de Tarzán con la hipnosis. Eso da una idea bastante clara de hasta donde ha caído la demanda.

Y google vuelve a cambiar el posicionamiento de las webs

Arreglado lo del parche del «local first«, que de paso nos confirmó los poquitos consultorios que ya quedan trabajando en esto, llega el verano, y para endulzarte la playa, Google se saca de la chistera otro «first«. En este caso era el «movile first«. Mentiríamos si dijéramos que no lo esparábamos. Android es de Google, así que era esperable que le diera prioridad, pero hay que revestirlo con estadísticas, así que Google te cuenta la película de que más del 50% de la navegación web es ya por móvil en lugar de escritorio. ¿Tú te has tragado alguna web grande con el movil y por wifi?. Es como una tortura, pero Google dice que sí, y va a misa. Gracias a Dios esto ya estaba previsto, y nuestra web ya era 100% responsive (o sea, que se adapta a la pantalla, vamos) o sea que con esto no tuvimos problemas (raro con Google). Pero… (con google siempre hay un pero), no vale sólo con que de adapte al móvil, en realidad debes tener 2 webs una para escritorio y otra «más ligerita» para móvil, pero tranquilos (dice Google) tenemos el sistema AMP que lo hace automáticamente desde tus páginas de escritorio. ¡GENIAL!, lo ponemos … y no funciona. Te saca 2.500 errores en tus páginas de AMP… ¿pero como que tienen errores si el sistema es tuyo?. A lo que Google responde, que tienen muchas cosas que no funcionan, y se quedan tan anchos, arréglalo como puedas. Así que lo quitamos y a otra cosa.

De repente les da «el hervor» de empezar a quitar todas las cosas que no les funcionan bien (pues se quedarán en nada, decimos nosotros) y quitan Google + (que nunca funcionó) y amenazan con Bolgspot 2.0 que sólo se usa para poner páginas que enlazan con las verdad, y para poner páginas piratas de fake news y estas cosas, o sea parecido a las paginas gratis de wordpress.org. De momento están en la fase de amenaza para que quites todo lo que tengas. Un buen día tiran del cable sin previo aviso, y hasta luego.

Luego cambian la normas de YouTube y si tienes vídeos para niños no te pagamos nada. En eso tenían razón ¿ves?, al César lo que es del César. Ya había demasiados «papis» explotando a los hijos para monetizar lo vídeos, y sacarse un sobre sueldo … o vivir de ellos directamente si tenían más de 1 millón de visitas.

En lo que a la hipnosis se refiere, mejor ni mires en YouTube. Ahí vas a ver claro lo que queda de ella. Filtra por fechas añadiendo 2019 en la búsqueda y los resultados que vas a obtener son sesiones de hipnosis hablando con los extraterrestres reptilianos, como fueron mis vidas pasadas, como serán mis vidas futuras, el miedo que pasé en el útero de mi madre … Te lo puedes tomar a risa o a gritos, tu verás.

La hipnosis llega a la universidad. Uff!, menos mal.

Un buen día, a las universidades españolas les da por añadir la hipnosis en sus posgrados universitarios. Decimos … hombre menos mal, ya era hora, al menos estos no les va a dar por la hipnosis regresiva y estás cosas, o los pondrán a caer de un burro.

¿Qué no?. Los primeros posgrados fueron en Madrid con el instituto ericksoniano de por medio (que el apellido todavía significa algo) y con grado de Máster, y otro en Salamanca, en principio sobre hipnosis, pero mirabas el temario y se te caía el alma a los pies: hipnosis regresiva, Brian Weiss, tus vidas y tus maestros … Pero bueno, lo que tiene el mundo universitario es que si salta el escándalo te fusilan e 4 días. Es como la vida real en España … mientras no te denuncien puedes tirar, pero si lo hacen (sobre todo si es un académico), ya puedes empezar a abrir las cajas para meter tus cosas. Y así fue. A los pocos meses ya no estaban. Pero detrás vinieron muchos más. Una universidad católica (de cuyo nombre no quiero acordarme) metiendo PNL en el temario (calificado como pseudo-ciencia) hipnosis ericksoniana (lo mismo), mindfulness para buscar el yo interior, Freud y vamos … igual que cualquier «smoke seller» de la calle, pero a precios universitarios (más de 1.000 €).

Otros eran más hábiles (normalmente psicólogos) y te «encajaban» el máster con un nombre que te sonase familiar. Si no eres psicólogo no lo vas a entender, así que te lo explicamos. Los psicólogos con el grado de psicología sólo no pueden ejercer, igual que los abogados, lo médicos y muchos más. En el caso de la psicología, tienen que especializarse con un posgrado. Si optan por la atención clínica tienen que hacer un máster que los eleve al grado de sanitarios, y hacer el PIR. Durante muchos años el máster que casi todos hacían, era el máster en psicología clínica y de la salud, muy popular, y nada fácil por cierto. Así que … ¿Qué nombre le puedo meter a un máster que consiga colar en la universidad? … Pues naturalmente el máster en hipnosis clínica y de la salud. ¿Qué si no?, como dicen en Nespresso. Así te suena familiar, y te metes de cabeza. Creativos, sin duda. Hombre … los psicólogos que hacen esto, ya tienen «sus tablas«, y saben lo que hacen. Generalmente ya eran «presis» de esas asociaciones de hipnosis cuyos únicos socios son el presi y su familia (muy populares en España), y sin CIF. ¿Para que quiero CIF si no hago nada?, esto es sólo para ponerme como «presi» de algo y ya está, que en el curriculum adorna mucho, y a la hora de solicitar un máster en la uni … igual hasta me lo dan y todo. El temario como yo sé que ni lo vas a mirar, pues no lo pongo … y en el folleto menos, si al final te voy a poner lo de siempre.

Podría parecer que no hay problema. Que esto no llega a la calle, y que sólo te enteras si eres estudiante, pero si le sumas otros «tejemanejes» con los máster universitarios, que llegaron hasta los informativos de la televisión, al final la gente suma 2 + 2, y se da cuenta de que donde debería imperar el orden y la ética, lo que te encuentras es el caos.

¿Que se puede hacer?, porque esto no es nuevo en España, y el gobierno ya empieza a estar hasta las narices de todo esto. La hipnosis no es la única con estos «tejemanejes«. Ponte en el lugar del ministro de sanidad, ¿tú que harías? cuando los «smoke seller» te empiezan a vender que te curan el cáncer con lejía, o te ponen cursos de milagros, animando a la gente que se separe de su familia … y así cientos sino miles de cosas, además de las sectas religiosas, las de ovnis esperando el advenimiento de los extraterrestres, consultorios para curar la homexualidad en el obispado … ¿qué harías tú si fueras el ministro?. Pues seguramente lo que ha hecho, ( y fue muy discreto): Esto y esto y esto son pseudo-ciencias. Si te metes en esto (que yo te doy el listado oficial del ministerio) ya sabes donde te metes. Luego no llores.

Así nace la campaña oficial CoNprueba del Gobierno de España. Antes de mirar el listado, ya sabíamos que una buena parte de la hipnosis iba a estar ahí. Ni un pelo nos equivocamos: menos la hipnosis clínica, todo lo demás es pseudo-ciencia, incluyendo la PNL por supuesto, todas las variantes de la regresión (la llames como la llames. Léase terapia regresiva, hipnosis regresiva o como te de la gana). la hipnosis ericksoniana y … ¡SORPRESAAA! el mindfulness también al bote. Era lógico. ¿Qué pesabas que iba a hacer la comisión de expertos al pasarle el informe al ministro?. Pues cortar por lo sano, naturalmente.

Te gustará más o menos, pero la obligación de un ministro de salud es decir la verdad, y todo lo «sospechoso» fuera, que ya estaban hasta las narices. Bueno ellos lo dicen de otra forma: «que no cuenten con el aval empírico y la evidencia científica suficiente para garantizar su eficiencia a la población».

Buen momento para echarle otro vistazo a las métricas de intención de búsqueda. Si está por debajo de las 10.000 el nicho ya no es rentable al criterio de cualquier SEO de prestigio, así que lo miramos … y efectivamente búsquedas promedio 5.500 búsquedas por mes. Por hacer una comparativa, lo comparamos con la intención de búsqueda ¿se puede escuchar la radio por un botijo?, y resulta que tiene más búsquedas que la hipnosis. Todo estaba claro ya, y no necesitamos continuar, pero aún así hay para rato.

Medical update de Google

Por si te parecía que las decisiones del gobierno de España eran un poco drásticas, en el verano de 2018, Google lanza su my health muy bussines (actualización del algoritmo en el core de Google). Por no alargarse mucho más, viene a decir que todas las páginas con temática de terapias, médicas o no, así como de inversiones, cripto-monedas, networking … etc. quedan excluidas de la monetización de Google mediante Google adsense, o YouTube, haciendo compañía a las porno que ya estaban en ese grupo. Es decir, que si tienes anuncios de Google en la página web de hipnosis o un canal de Youtube sobre hipnosis, no te van pagar un chavo. Naturalmente esto significa que el valor especulativo de un dominio en estas áreas, pierde todo su valor.

¿Te parece duro?, pues agárrate. 8 meses después lanza el medical update, otra actualización del algoritmo específica para páginas de terapias, salud, nutrición y fármacos. Si tienes una página de esta temática, ya no sólo no te vamos a pagar un chavo, sino que además descenderás en los resultados de búsqueda de Google, y además es irreversible, lo que quiere decir que los puestos que pierdas, no volverás a recuperarlos con ese dominio nunca más.

Este update si que es duro. Vale que en las páginas de terapias como hipnosis y similares todos sabemos ya lo que había, pero en la salud … ¿que pasa con las revistas de salud?, que hay un montón. Y las secciones de periódicos dedicadas a la salud (un clásico periodístico donde normalmente se ponen los anuncios de consultorios) … Bueno pues, Google dice que depende. Si eres el New York Times hablando de salud, seguramente no te pase nada, y si eres un doctor reputado mediante Google my bussines y con enlace desde tu colegio profesional, seguramente tampoco, pero si eres el doctor amor … ya sabes lo que te queda.

Volvemos a mirar estadísticas (ahora ya como pasatiempo, porque sabemos lo que hay) y efectivamente la hipnosis en picos de 4.000 a 4.500 búsquedas. Por si alguien no lo entiende bien, eso es el número total de intenciones de búsqueda sobre esa palabra clave y sus derivadas, en todo el globo terráqueo en idioma español, con una búsqueda por parte de Google que está geolocalizada (échale un vistazo a la parte de abajo de tu navegador, abajo del todo, y verás como te pone donde estás y desde donde buscas), es decir, que si de las 4.000 búsquedas globales te caen 100 o 200 a tu página geo-localizada, puedes aplaudir con la orejas.

Así que … si has leído hasta aquí … enhorabuena, ya estas informado de todo. Como dice la sexta en sus programas «estos son los datos, y suyas son las conclusiones«, y ahora es la organización de hipnosis quien te hace la pregunta a tí. ¿crees que una página sobre hipnosis es rentable? … no hace falta que digas nada … todos sabemos la respuesta.

LIBROS DE HIPNOSIS MÁS POPULARES

Los libros de hipnosis más conocidos, populares y vendidos, escritos por las personalidades con el prestigio máximo, que han batido todos los records de ventas a lo largo de los años y que cualquier hipnólogo profesional no puede dejar de leer. Libros de hipnosis empíricos con investigación, casos y protocolos prácticos

Libros de hipnosis populares
libros de hipnosis populares
shadow

Servicios de la organización de hipnosis

publicidad

¿Desea suscribirse a nuestros boletines profesionales?

La organización de hipnosis de España le envía a su correo electrónico todas las novedades que publica. Suscríbase a los boletines y manténgase informad@ sin esfuerzo.

shadow

Sobre el Autor

Avatar

Organización de hipnosis de España

Comentarios

No hay comentarios aún.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: