Hipnosis para dormir

Hipnosis para dormir en CD de la Sociedad de Hipnosis Profesional.

shadow

Hipnosis para dormir.Hipnosis para dormir.|Máxima eficiencia de resultados.|Sociedad de Hipnosis Profesional.

Tabla de contenidos de esta publicación realizada por la organización de hipnosis de España. Mostrar

shadow

Hipnosis para dormir

Hipnosis para dormir. Posiblemente no se conozca ningún modelo de terapia más eficiente para procurar el sueño, evitando así el insomnio, que la hipnosis. Sólo la farmacología hipnótica podría ser puntualmente más intensa, pero con graves efectos secundarios de adicción y hepáticos. La hipnosis provoca una somnoliencia aguda, intensa y reparadora, pero lo que es más importante, enseña a su cerebro a dormir las horas necesarias, cuyo nombre en hipnoterapia y otras terapias se denomina «higiene del sueño«.

Si usted padece insomnio y/o interrupciones remitentes de los ciclos del sueño, debe saber que está producido por una disfunción de la melatonina, cuyas variaciones son muy sensibles al estrés y la ansiedad. Si su nivel de estrés es muy alto, repercutirá inmediatamente en sus ciclos de sueño. Afortunadamente hoy día es perfectamente corregible mediante hipnoterapia. Con una total garantía en la realización y la producción de la Sociedad de Hipnosis Profesional. La hipnosis actual, resulta muy eficiente para la extinción del insomnio, y los primeros días observará que sus ciclos del sueño tienden a normalizarse sin padecer ningún tipo de somnoliencia. En pocos días disfrutará ya de unos ciclos de sueño largos, reparadores y sin interrupción.

hipnosis para dormir
shadow

Escuchar un fragmento de la terapia con hipnosis para dormir

shadow

¿Es eficiente la hipnosis para dormir?

Alejandro Guillén Riquelme

Doctor en psicología por la universidad de Granada. Responsable del laboratorio del sueño y promoción de la salud del centro de investigación mente, cerebro y comportamiento de la universidad de Granada. Investigador en la cátedra del sueño.

En la psicología actual, las terapias aplicadas se basan en investigaciones científicas para garantizar su eficiencia en la disminución de los síntomas, y su relevancia en la desaparición del trastorno, que debe ser siempre mayor que si no se realiza ninguna intervención.

En este contexto, se debe indicar que los resultados científicos al aplicar hipnosis para dormir resultan a veces un poco contradictorios, ya que algunos de ellos muestran una alta eficiencia, mientras otros sólo destacan su eficacia coadyuvando con otras técnicas clásicas.

La hipnosis para dormir una herramienta de cambio

La mayoría de estudios sobre la aplicación de hipnosis para dormir aconsejan aplicarla combinada con otras técnicas de intervención clásica. La aplicación es por tanto variable, pudiéndose emplear la hipnosis para dormir con el objetivo de reducir el consumo de estimulantes durante las horas previas al sueño, reduciendo de esta forma la ansiedad, y se puede emplear también para facilitar los cambios en la conducta del paciente al introducir terapia de «higiene del sueño«.

Por otro lado, la hipnosis es un gran aliado en la prevención de la ansiedad y estrés. La aplicación de hipnosis conjuntamente con técnicas de relajación, puede favorecer un estado placentero con mayor facilidad, aplicando estos resultados a los momentos previos al sueño. Igualmente se logra que la relajación sea más rápida al implementar hipnosis en un gran porcentaje de pacientes. En los pacientes en los cuales el insomnio se produce al sufrir otros trastornos físicos que producen dolor, la hipnosis favorece esta reducción del dolor, lo que a su vez, facilita el inicio del sueño.

Por último, se han empleado grabaciones para reproducir al inicio del sueño, con el fin de favorecerlo y con objeto de que se produzcan un menor número de despertares durante el transcurso de la noche. Los estudios realizados han encontrado que este procedimiento logra buenos resultados en personas sin otros trastornos aunque se basan en pocos participantes o evalúan el sueño con preguntas demasiado simples o de forma poco rigurosa. En resumen, pese a que es necesaria una mayor investigación con más participantes y mejores medidas sobre la calidad del sueño, la hipnosis parece potenciar los efectos de los tratamientos psicológicos sobre el sueño.

¿Como funciona la hipnosis para dormir?

Las técnicas de modificación de conducta (en este caso para el insomnio) en hipnosis clínica denominadas higiene de la conducta (del sueño) es tan compleja como eficiente. La hipnosis para dormir controla los siguientes elementos:

  • Lograr unas condiciones fisiológicas adecuadas para el sueño.
  • Adaptarse a un ambiente propicio para el sueño.
  • Conseguir la desactivación física y cognitiva necesaria para el sueño.

El primer paso consiste en procurar las condiciones fisiológicas necesarias para propiciar el sueño. El método de relajación sistemática de Jacobson que se utiliza en hipnosis propicia estas condiciones fisiológicas necesarias para el sueño reduciendo la tensión muscular y consecuentemente la desactivación fisiológica necesaria para que se produzca. La respiración también ayuda a la relajación. El sueño se asocia a una respiración profunda, regular y abdominal que conduce una desactivación fisiológica (Wilhelm et al 2001), por esta razón el proceso de relajación utilizado en hipnosis controla también el ritmo respiratorio.

Una vez realizado este primer paso para crear las condiciones fisiológicas necesarias que propicien el sueño, el segundo paso se denomina desactivación cognitiva, y consiste en desconectar los pensamientos y preocupaciones (Espie 2002) que suponen uno de los componentes fundamentales del insomnio. Se ha estudiado mucho este tipo de pensamientos que dificultan o impiden el sueño, debido a que el cerebro se encuentra ocupado en la resolución de problemas, que popularmente se denomina preocupación. Las preocupaciones en general (Harvey 2000; Watts et al. 1994) suponen los pensamientos intrusivos que interfieren completamente el sueño. La hipnosis procura la desactivación cognitiva necesaria para que esta interferencia no se produzca.

El problema que plantea este segundo paso es que los pensamientos centrados en la resolución de problemas son paradójicos (Wegner 1994) y por tanto difíciles de desactivar, por lo que la terapia con hipnosis crea pensamientos alternativos mediante un proceso denominado detención del pensamiento. El problema habitual es que cuando el cerebro

Frecuencias añadidas a la sesión
  • DELTA SOUND BRAINWAVE: Incluido en la grabación.
  • MODO DE GRABACIÓN: Binaural Vitrate High Quality TECH.
  • FILTROS DIGITALES ITD: Incluidos en la grabación.
  • FILTROS DIGITALES ILD: Incluidos en la grabación.
  • FREQUENCY: 1 Hz.-Muffled Vibration incluida en grabación.
  • THETA FREQUENCY: 5,5Hz.-Isochronic Metal Tones incluidos.
  • BINAURAL HQ-FQ: Incluido en la grabación.
hipnosis para dormir

detecta la detención del pensamiento, retorna de nuevo al pensamiento intrusivo (Wenzlaff 2000) por lo que utilizamos otra técnica denominada inhibición recíproca que resuelve este problema. Generalmente cuando se utilizan estas técnicas sin hipnosis Por ejemplo con imaginación dirigida. Harvey A. G. 2001), se suele perder una buena parte de la eficiencia, dado que la atención se dispersa. La hipnosis es un procedimiento contrario basado en la atención focalizada o estrecha que evita esta dispersión.

El tercer paso denominado higiene de la conducta del sueño, no tiene un efecto inmediato para dormir, sino que lo que realiza a corto – medio plazo es un aprendizaje significativo que enseña a su cerebro a desarrollar un reflejo condicionado donde se asocia la cama con la somnoliencia y la precipitación del sueño. La parte negativa de este procedimiento es que una vez consolidado el aprendizaje significativo le será poco menos que imposible utilizar su cama para otras actividades diferentes del sueño, por lo que deberá buscar soluciones alternativas si desea realizarlas (leer, ver la televisión, relaciones sexuales … etc).

No es único efecto colateral de la hipnosis para dormir. Otro efecto que produce el aprendizaje significativo con el reflejo condicionado que se crea entre la cama y la somoliencia asociada, es que si usted cambia alguno de los elementos de esta asociación, como por ejemplo una cama diferente en otro lugar, el reflejo no se activará, por lo que esta terapia no está recomendada para personas que varían el lugar en el cual duermen con mucha frecuencia (como personal de vuelo, representantes comerciales … etc.)

Algunos estudios sugieren que el uso de la terapia de hipnosis para dormir tienen otro efecto colateral contraproducente por habituación. Es decir, si usted emplea esta terapia durante los mismos horarios, su cerebro se habitúa y asocia también el ciclo de sueño, esto es, la hora en que debe iniciarse y finalizar el sueño, generando la dosis de melatonina necesaria para ello, siendo difícil variarlos posteriormente. Si usted es una persona con frecuentes cambios de horario en sus ciclos de sueño, por turnos rotatorios de trabajo o circunstancias similares, no debe reproducir la terapia de hipnosis para dormir siempre a la misma hora, ya que el aprendizaje significativo tendría en cuenta también este elemento, pudiendo producir somnoliencia en ese margen horario, incluso si no se encuentra frente a su cama. Si por el contrario es una persona con hábitos fijos, y suele iniciar el sueño a las mismas horas, esta circunstancia le favorece.

Comprar el CD de hipnosis para dormir

¿Cuales son los tratamientos más frecuentes para el insomnio?

número 1
Terapia farmacológica para dormir basada en las benzodiacepinas (pastillas para dormir o hipnóticos).
Eficiencia durante el primer año / 95%
Eficiencia en el segundo año / 71%
Eficiencia después de varios años / 49%
número 2
Terapia para dormir basada en el ejercicio físico.
Eficiencia durante el primer año / 88%
Eficiencia durante el segundo año / 74%
Eficiencia después de varios años / 59%
número 3

Terapia de hipnosis para dormir.

Eficiencia durante el primer año / 89%
Eficiencia durante el segundo año / 92%
Eficiencia después de vario años / 95%
número 4
Terapia para dormir mediante la ingesta de líquidos que generan somnoliencia.
Eficiencia durante el primer año / 68%
Eficiencia durante el segundo año / 46%
Eficiencia después de varios años / 36%

¿Quien puede aplicar eficientemente esta terapia de hipnosis para dormir?

Soy un hipnólogo profesional en ejercicio

Pero no conozco suficientemente este protocolo de hipnosis clínica. ¿Donde puedo documentarme más al respecto?

shadow

Referencias

  1. Spiegel, D., Hunt, T., & Dondershine, H.E. (1988). Dissociation and hypnotizability in post-traumatic stress disorder. American Journal of Psychiatry, 145,301-305.
  2. Spanos, N.P., Stenstrom, R.J., & Johnston, J.C. (1988). Hypnosis, placebo, and suggestion in the treatment of warts. Psychosomatic Medicine, 50, 245-260.
  3. Vandenbergh, R.L., Sussman, K.E., & Titus, C.C. (1966). Effects of hypnotically induced acute emotional stress on carbohydrate and lipid metabolism in patients with diabetes mellitus. Psychosomatic Medicine, 28, 382-390.
  4. Xu, Y., & Cardeña, E. (2008). Hypnosis as an adjunct therapy in the management of diabetes. International Journal of Clinical and Experimental Hypnosis, 56, 63-72.
  5. Alladin, A., & Alibhai, A. (2007). Cognitive hypnotherapy for depression: An empirical investigation. International Journal of Clinical and Experimental Hypnosis, 55, 147-166.
  6. Chambless, D.L., & Hollon, S.D. (1998). Defining empirically supported therapies. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 66, 7-18.
  7. Kiecolt-Glaser, J.K., Marucha, P.T., Atkinson, C., & Glaser, R. (2001). Hypnosis as a modulator of cellular immune dysregulation during acute stress. Journal of
    Consulting and Clinical Psychology, 69, 674-682. Kihlstrom, J.F. (1985). Hypnosis. Annual Review of Psychology, 36, 385-418.
  8. Kirsch, I., Capafons, A., Cardeña, E., & Amigó, S. (1999). Clinical hypnosis and self-regulation: An introduction. En I. Kirsch, A. Capafons, E. Cardeña, & S. Amigó (Eds.), Clinical hypnosis and self-regulation therapy: A cognitive-behavioral perspective (pp. 3-18). Washington, D.C.: American Psychological Association.
  9. Flammer, E., & Bongartz, W. (2003). On the efficacy of hypnosis. A meta-analytic study. Contemporary Hypnosis, 20, 179-197.
  10. Lynn, S.J., & Kirsch, I. (2006). Essentials of clinical hypnosis. An evidence-based approach. Washington, D.C.: American Psychological Association.
  11. Carmody, T. P., Duncan, C., Simon, J. A., Solkowitz, S., Huggins, J., Lee, S., & Delucchi, K. (2008). Hypnosis for smoking cessation: a randomized trial. Nicotine & tobacco research, 10(5), 811-818.
  12. Lynn, S.J., Kirsch, I., Barabasz, A., Cardeña, E., & Patterson, D. (2000). Hypnosis as an empirically supported clinical intervention: The state of the evidence regulation of salivary immunoglobulin A by children. Pediatrics, 83, 66-71.
  13. Pittler M.H., & Ernst, E. (2005). Complementary therapies for reducing body weight: A systematic review. International Journal of Obesity, 29, 1030-1038.

También podría interesarle