Hipnosis para adelgazar

Hipnosis para adelgazar en CD de la Sociedad de Hipnosis Profesional.

shadow

Adelgazar con hipnosis de forma definitiva.Adelgazar con hipnosis de forma definitiva.|Máxima eficiencia de resultados.|Sociedad de Hipnosis Profesional.

Tabla de contenidos de esta publicación realizada por la organización de hipnosis de España. Mostrar

Hipnosis para adelgazar definitivamente

La hipnosis para adelgazar es una de las terapias más populares cuando se come de una forma compulsiva y las personas comprueban que eso mejora su ansiedad. Paliar el estrés, la melancolía y la tristeza comiendo alimentos ricos en glucosa y cacao o asaltar nuestro frigorífico y darnos un buen atracón, son las conductas más habituales asociadas a nuestras emociones, que determinan de una forma directa el sobrepeso y la obesidad que padecemos en más de un 70% de los casos. En estos casos, aplicar una dieta no sirve absolutamente de nada para adelgazar, ya que nuestras emociones se encargarán de que ese peso suba de nuevo, en el ya conocido como efecto yo-yo cardiovascularmente nefasto. Las psicoterapias en general, y la hipnosis en particular, juegan un papel esencial en la conducta alimentaria, aplicando la técnica de «higiene de la conducta«, que moldea esta conducta alimentaria drásticamente, generando en muchos casos cambios notables, sin embargo, lo más destacable es que a diferencia de las dietas, los efectos de una terapia alimentaria son permanentes, algo que sin duda su corazón y su epidermis agradecerán de forma notable. La mayoría de las personas con sobrepeso o obesidad que acuden a la hipnosis, han realizado numerosas dietas con resultados generalmente pobres o muy pasajeros, por lo que cuenta con gran aceptación y multitud de seguidores.

hipnosis para adelgazar
shadow

Escuchar un fragmento de la terapia con hipnosis para adelgazar

shadow

¿Es eficiente la hipnosis para adelgazar?

shadow

Uno de los primeros estudios realizados sobre la eficiencia de la hipnosis para adelgazar fue el realizado por Irving Kirsch en 1995, con un meta-análisis compuesto por 18 estudios en los que se comparaba la reducción de peso entre personas con tratamiento de psicología cognitiva alimentaria, y el mismo número de personas atendidas con esa misma psicoterapia complementada con hipnoterapia. El resultado del meta-análisis arrojó un resultado inequívoco respecto a que la pérdida de peso era superior cuando se combinaban ambos

tratamientos, pero lo que resulta más interesante, aquellos que habían recibido el tratamiento combinado (psicoterapia + hipnoterapia), seguían adelgazando después de la terapia.

Otro estudio posterior realizado por J. Stradling en 1998 publica las estadísticas de su investigación compuesta por tres grupos de 60 personas. En el primer grupo no se utilizó hipnosis en ningún momento. En el segundo grupo se utilizó terapia con hipnosis para el estrés y la ansiedad, y un tercer grupo donde se utilizó terapia con hipnosis para la conducta alimentaria. 18 meses después de concluir el estudio, el grupo tratado con terapia de hipnosis para la conducta alimentaria obtuvo la mejor reducción de grasa corporal, seguido del grupo donde no se utilizó hipnosis (otra psicoterapia), y finalmente los resultados menos significativos los obtuvo el grupo tratado con hipnosis para la ansiedad.

El sobrepeso asociado a las emociones

Este hecho tan básico, fue no obstante obviado durante muchos años en el control de la obesidad, y por primera vez se incluye el equilibrio emocional como un elemento desestabilizador de nuestro peso e inductor de nuestra obesidad en la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria. Muchos psiquiatras como el Dr. Javier Quintero jefe de Psiquiatría del Hospital Infanta Leonor de Madrid, aplaude esta recomendación, que no sólo influye en nuestro estilo de vida, sino también en los procesos de alimentación.

El Dr. Javier Quintero indica «Me parece fundamental que en la base de la pirámide alimentaria se incluya ahora el equilibrio emocional, pero hay que profundizar un poco más. No se trata solo de una vida sana y estar tranquilo. Hay que gente que vive su sobrepeso de forma equilibrada, pero eso no quita que tenga un problema«.

El equipo del Dr. Javier Quintero hace años que ha establecido una norma «Si no se trabaja el aspecto emocional, lo demás no va a funcionar«. Especialmente la ansiedad, que es el mayor inductor del sobrepeso, junto a los trastornos del humor. Si el problema del peso se trata sólo como un balance energético (consumo de calorías y gasto) «se pueden hacer tantas dietas como queramos, que será el mismo número de fracasos que obtengamos«, como bien apunta el doctor Quintero.

Existe un gran cantidad de componentes emocionales que están asociados al peso, como la depresión, el estrés post traumático, la adicción a la comida, al descontrol de los impulsos, y la desorganización alimentaria procurada por malos hábitos alimentarios, son los más importantes. Por tanto, en los casos en los cuales el sobrepeso está procurado por trastornos de la conducta que condicionan de forma severa la higiene de la conducta, sin la aplicación de una psicoterapia que regule estos elementos, extinguir la consecuencia (sobrepeso) resulta prácticamente imposible.

En este sentido, la eficiencia de la hipnosis para adelgazar es tan evidente, que muchos hipnólogos obtienen resultados discretos, sin saber prácticamente lo que hacen, es decir, sin conocer en absoluto la técnica de «higiene de la conducta«.

¿Como funciona la hipnosis para adelgazar?

Las técnicas de modificación de conducta (en este caso alimentaria) en hipnosis clínica denominadas higiene de la conducta (alimentaria) es tan compleja como eficiente. La hipnoterapia para bajar de peso debe luchar contra un enemigo congénito, o predisposición genética de nuestro cerebro, cuyos responsables genéticamente programados son:

  • Área tegmental ventral: Es el área del cerebro encargada de la recompensa. Sus neuronas se conectan con numerosas regiones del cerebro, hacia las cuales libera dopamina (neurotransmisor del placer y la recompensa). El área tegmental ventral es básica en la hipnosis para adelgazar, puesto que es la responsable de asociar placer con determinados alimentos, que finalmente acabarán en la memoria de largo plazo. Cuando decimos que un determinado alimento "nos gusta mucho", en realidad lo que estamos expresando es que el área tegmental ventral esta liberando dopamina a diversas zonas del cerebro asociada a ese alimento. Si esta circunstancia se produjo
Frecuencias añadidas a la sesión
  • DELTA SOUND BRAINWAVE: Incluido en la grabación.
  • MODO DE GRABACIÓN: Binaural Vitrate High Quality TECH.
  • FILTROS DIGITALES ITD: Incluidos en la grabación.
  • FILTROS DIGITALES ILD: Incluidos en la grabación.
  • FREQUENCY: 1 Hz.-Muffled Vibration incluida en grabación.
  • THETA FREQUENCY: 5,5Hz.-Isochronic Metal Tones incluidos.
  • BINAURAL HQ-FQ: Incluido en la grabación.

hace tiempo (la primera vez que comió este alimento), es la memoria de largo plazo quien está reproduciendo lo aprendido. Desgraciadamente para nosotros el área tegmental ventral esta genéticamente programada para liberar dopamina cuando comemos alimentos con altos contenidos en grasa y azúcares. ¿Porqué está programada así?. Es lo que llamamos un gen recesivo, es decir, no tiene demasiado sentido hoy día donde la comida se compra en un supermercado y se prepara en su cocina, o se compra ya preparada. No siempre ha sido así. En la época evolutiva de este gen que aún conservamos, si se quería comer algo, había que cazarlo primero.

Aunque el hombre moderno evolucionó obteniendo importantes habilidades para la caza (procesos congnitivos en elaboración de herramientas complejas, procesos sociales de cooperación de grupo … etc.) no siempre se lograba la caza deseada. Como depredadores carníboros (primero sólo caza, después también pesca), nuestros alimentos preferidos aprendieron también a defenderse de nosotros (antes de idear la crianza de animales en cautividad, o animales de corral) con lo que volver con las manos vacías no era poco frecuente. En esta época evolutiva varios genes se incorporaron a nuestra programación, entre ellos 2 que nos complican mucho la vida actualmente. El primero programa este área tegmental ventral para generar dopamina si el alimento es rico en grasa. ¿Porqué? la respuesta es simple. Otro gen también desarrollado en la misma época evolutiva, acumula la grasa sobrante (en la zona abdominal y áreas próximas) para cuando no se había logrado caza y por tanto escaseaba la comida. Al mismo tiempo, nuestro metabolismo se programa para consumir esta grasa acumulada en tiempos de escasez.

También hace prácticamente lo mismo con los azúcares. ¿Porque?. La respuesta también es simple, la glucosa es esencial para nuestro cerebro, sin ella muchos procesos se ven dificultados o impedidos. Naturalmente este gen no podía preveer que en los tiempos actuales de nuestra industria, los alimentos elaborados se aprovecharían de esta programación genética para incorporar grandes dosis de azúcar (un ejemplo clásico serían las bebidas refrescantes azucaradas, pero en general todos los alimentos industriales). Nuestro metabolismo no puede soportar dosis tan altas con el sólo fin de generar dopamina (placer y recompensa) al comerlos y repetir su compra, por lo que al final provocamos una mutación del ADN (generalmente a partir de los 50 años) con diabetes melitum del tipo II. Si esto ya ha sucedido en nuestro antecesores (padres, abuelos … etc.) la predisposición genética (herencia) hace de esta mutación algo casi inevitable.

Reprogramar el área tegmental ventral para que deje de hacer (o lo haga con menor intensidad) algo para lo que está genéticamente programado en lo que a la segregación de dopamina asociada a determinados alimentos se refiere, no es una tarea fácil. De hecho resulta tan difícil que una determinada terapia se sobreponga a la programación genética del área tegmental ventral, que pocas los consiguen, siendo la hipnosis para adelgazar la que logra un éxito más importante en este sentido.

¿Cómo consigue la hipnosis para adelgazar tener un éxito mejor, donde otras terapias fracasan?. Es fácil de explicar (aunque no tanto de hacer). La hipnosis para adelgazar reprograma el área tegmental ventral aprovechando la plasticidad cerebral que se produce en el aprendizaje, para modificar la segregación de dopamina asociada también por aprendizaje a un alimento, por su contrario (histamina) mediante una técnica de modificación de conducta denominada aversión. Esta acción que en principio parece drástica, no lo es tanto, ya que el nuevo aprendizaje no sustituye al anterior, sino que se suma a él, equilibrando la balanza de la recompensa asociada a un alimento. Con el paso del tiempo, esta misma plasticidad influenciará sobre la programación genéticamente adquirida. Finalmente, el gen seguirá haciendo su trabajo, pero con influencia limitada.

shadow
adelgazar con hipnosis
  • La glándula pituitaria. Es la encargada de liberar beta endorfinas y oxitocina, que alivian del dolor y regulan las emociones (como la angustia alimentaria por abstinencia moderada de un determinado alimento). La glándula pituitaria y la hipnosis para adelgazar siempre han tenido unas respetuosas relaciones entre ellas. La glándula pituitaria sabe que el aprendizaje aversivo que la hipnosis para adelgazar puede introducir en la conducta es suficiente como para limitar sus funciones, especialmente en lo que a la oxitocina se refiere. De hecho, la hipnosis para delgazar después de atacar el área tegmental ventral y el núcleo accumbrens para combatir la dopamina, inmediatamente después fija sus objetivos en la oxitocina, es decir, en la glándula pituitaria, por tanto se sabe atacada, y aunque intenta defenderse de varias formas, pronto se rinde ante las consecuencias de la plasticidad que el nuevo aprendizaje aversivo ha procurado. Una de las programaciones genéticas básicas de nuestro cerebro es la supervivencia de sus funciones, consecuencia de lo cual, desarrollamos un proceso evolutivo característico del hombre moderno, denominado adaptación (en la que también generamos grandes habilidades). A consecuencia de esta genética, la pituitaria prefiere generar menos oxitocina asociada a una conducta alimentaria y adaptarse a las nuevas sinapsis que la plasticidad ha generado gracias al aprendizaje aversivo, antes que perecer o verse dañada de forma irreversible, por lo que esta glándula hace constar su protesta durante las primeras sesiones de hipnoterapia, pero pronto se somete y firma su aceptación de las nuevas condiciones conductuales.
  • El córtex prefrontal: Encargado de la planificación de conductas cognitivamente complejas y la personalidad, así como la toma de decisiones y la conducta social apropiada a cada experiencia vivencial (entre otras funciones) es la tercera víctima de la hipnosis para adelgazar. A diferencia de las regiones anteriores, el cortex prefrontal tiene la capacidad de comprender lo que está sucediendo. Ha visto lo que la hipnosis para adelgazar le ha hecho al área tegmental ventral y al núcleo accumbrens, y ha presenciado la rendición de la glándula pituitaria. Ahora sabe que la hipnosis se dirige hacia él, y como responsable de los procesos cognitivos, ha analizado la nueva situación y comprendido que luchar no le servirá a largo plazo, por lo que percibe que la decisión de supervivencia de la glándula pituitaria, es la mejor adaptativamente hablando, al fin y al cabo, ha conseguido sobreponerse al ataque de la hipnosis para adelgazar sin sufrir ningún daño, por tanto, cognitivamente entiende que es lo mejor

que puede hacer. Cuando las técnicas aversivas de la hipnosis para adelgazar empiezan a atacarle y observa que la plasticidad ya ha comenzado, se comporta como cabía esperar de todo un jefe del departamento de la cognición. Algo muy similar a los territorios ocupados por el imperio romano. Si puedo conservar mi cultura y la mayoría de mis costumbres, pero debo acatar las decisiones del César y no puedo enfrentarme a él o me arrasará, pues … viva Roma. Es la norma más antigua escrita en nuestra genética de supervivencia «si no puedes vencer a tus enemigos, únete a ellos«. De esta forma tan antigua como nuestra propia especie, el córtex prefrontal acepta las nuevas condiciones sinápticas de la plasticidad y acepta la supremacía del César (nuevo aprendizaje). Como responsable de los procesos cognitivos aprende rápido, y pronto se da cuenta que «hacerle un poco la pelota» al César tiene beneficios fiscales, por lo que ordena al área tegmental ventral y al núcleo accumbrens, así como a la pituitaria, que empiecen a generar dopamina y oxitocina ante la nueva conducta alimentaria, de forma que nos percibimos orgullosos y satisfactoriamente capaces en el momento que hemos rechazado un plato que antes hubiéramos devorado. En el fondo sólo subyace el miedo al César. Ha aprendido que enfrentarse a él y a su ejército de histamina, adrenalina y radicales libres, trae consecuencias muy graves para la población (serotonina), mientras que «hacerle un poco la pelota«, mejora mucho su calidad de vida, así que, de momento ¿Porqué no?.

¿Qué más hace la hipnosis para adelgazar?

hombre triste con sobrepeso
shadow

Aversionar alimentos para inhibir la dopamina y la oxitocina no es ni mucho menos lo único que hace la hipnosis para adelgazar. Uno de los teóricos más respetados en este campo es Brian Wansink de la Universidad de Cornell, contratado por la Casa Blanca para elaborar una guía nutritiva y de alimentación del presidente de los Estados Unidos. Wansink insiste en la importancia del entorno familiar, social y emocional en el sobrepeso y la obesidad. «Muchas de las personas que conozco comen mucho más de lo que sería recomendable, y no comen tanto porque tengan un apetito desmesurado, sino porque su entorno más cercano (familia, amigos) les incita a ello. Además, existe toda una mercadotecnia de la alimentación XXL que se encarga de presentarnos la alimentación de forma inadecuada: embalajes, tamaño de las raciones, los nombres, los colores, etiquetas, formas, colores, olores, ingredientes… No nos damos cuenta de la perversión de la industria alimentaria porque hemos vivido siempre en una cultura que concibe la alimentación de este modo«.

Ante este contexto, la hipnosis para adelgazar añade a las técnicas aversivas antes mencionadas una nueva conducta (que antes no existía), consistente en el equilibrio de las calorías mediante una actividad física aeróbica. Para ello emplea una técnica de modificación de conducta comportamental llamada condicionamiento simple de Pavlov, a la que implanta una habituación por repetición. Esta actividad física aeróbica no es real al

Comprar el CD de hipnosis para adelgazar

principio (sólo visualizada), pero aprovecha esta circunstancia para asociarla a la dopamina, generando recompensa por realizarla. Una vez hecho esto, la traslada a la conducta pos-hipnótica, mientras al mismo tiempo genera una distorsión cognitiva. Esta distorsión se denomina «percepción del deber cumplido» y la condiciona a fuerte castigo basado en la noradrenalina si no se realiza. Dicho con palabras simples, si el sujeto no realiza esta actividad, comenzará a sufrir ansiedad y se sentirá mal biológicamente, pero también psicológicamente ya que la distorsión inoculada le hace percibir que no ha cumplido con su obligación. Generalmente esta actividad física aeróbica se personaliza al sujeto, de forma que sea más intensa si la edad es joven, y más moderada si sobrepasa cierta edad. A partir de los 55 – 60 años suele limitarse a andar durante más de media hora. Esta modificación de conducta no sólo ayudará a equilibrar las calorías, sino también la glucosa y el metabolismo de la grasa.

Pero la hipnoterapia no se conforma con esto, y tiene más balas en la recámara. Para ello, inocula también técnicas inhibidoras de la ansiedad, puesto que previsiblemente el cerebro va a reclamar pronto o tarde aquellos alimentos que antes le proporcionaban dopamina (placer y recompensa), aunque sólo sea para probar si las cosas siguen siendo como antes, pero muy especialmente ante situaciones sociales reminiscentes del pasado, que evocan recuerdos de placenteras y copiosas comidas en compañía de amigos o familia. Para ello la hipnosis clínica inocula una técnica de modificación de conducta denominada desensibilización sistemática de Wolpe, mediante exposición. Esta técnica permitirá al sujeto colmar su asombro viendo como sus familiares o amigos se atiborran a comida grasienta, mientras a él no le apetece ni probarla, manteniéndose sereno y tranquilo. Justamente esta situación que también asombra a las personas que conocen al sujeto, es lo que ha dado una popularidad casi de mito a la hipnosis para adelgazar, sobre todo cuando «el amigo» o familiar bien intencionado insiste diciendo: «pero come … que te veo muy [email protected]«.

Pero sin duda, las técnicas que han alcanzado mayor popularidad social, sin duda son las técnicas de saciación. Estas técnicas utilizan una modificación de la conducta denominada inhibición recíproca también de Wolpe, consistente en involucrar al nervio vago en una reacción de saciedad, una vez que ha comido una cierta dosis de alimento (generalmente poco). Los hipnólogos son muy creativos con esta técnica de modificación de conducta, y la han adornado de muchas formas, desde percepción de gases e hinchazón. Una imaginada banda gástrica que le impide comer más, hasta implicar la histamina en el proceso para generar un cierto dolor de estómago y molestias en el tránsito intestinal (los más drásticos). También le han puesto nombres comerciales igual de imaginativos y pintorescos. Esta técnica se ha hecho socialmente muy conocida, pero en realidad, sólo es una técnica más del arsenal que la hipnoterapia ha construido para el sujeto.

Menos popular (ya que algunos hipnólogos la guardan celosamente como un secreto profesional) es la inoculación de una técnica conductual de comportamiento evitativo. Esta técnica tiene la función de evitar que el sujeto mezcle alimentos en la ingesta, bien en el mismo plato, o bien en un segundo plato. Esta técnica evitativa asociada a la nor-adrenalina (similar a la conducta evitativa de cualquier cualquier fobia) instala en la conducta el miedo al miedo, reforzándola cuanto más tiempo pasa. De esta forma se han dado comportamientos de respuesta casi de chiste, cuando le sirven al sujeto unos huevos fritos con patatas y compulsivamente aparta las patatas una a una, hasta arrinconarlas en el plato antes de comerse los huevos fritos. Algunos hipnólogos refuerzan esta técnica hasta prácticamente la ritualización complusiva de un trastorno obsesivo compulsivo, de forma que se percibe completamente incapaz de comerse los huevos fritos, hasta que todas las patatas estén lejos de ellos.

Parece que toda esta batería de técnicas de modificación de la conducta sería mucho más que suficiente para modificar la conducta alimentaria de cualquier sujeto, pero generalmente los hipnólogos suelen ir aún más allá. Normalmente los hipnólogos le conceden bastante relevancia a las emociones asociadas a la alimentación, por lo que con bastante frecuencia aplican una nueva exposición, en la que una vez más aplican desensibilización sistemática sobre las emociones que evocan recuerdos.

Comprar el CD de hipnosis para adelgazar

¿Cuales son los tratamientos más frecuentes para adelgazar?

número 1
Adelgazar por voluntad propia sin seguir ningún tipo de tratamiento, dieta o terapia.
Adelgazar sin tratamiento / 19%
Índice de éxito en la pérdida de peso / 8%
Índice de recuperación del peso / 99%
número 2
Adelagazar con tratamiento farmacológico o complementos alimentarios.
Adelgazar con fármacos o complementos / 41%
Índice de éxito en la pérdida de peso / 17%
Índice de recuperación del peso / 98%
número 3

Adelgazar con hipnosis.

Adelgazar con hipnosis clínica / 25%
Índice de éxito en la pérdida de peso / 87%
Índice de recuperación del peso / 3%
número 4
Adelgazar con dietas o dietas milagro.
Adelgazar con dietas o dietas milagro / 75%
Índice de éxito en la pérdida de peso / 39%
Índice de recuperación del peso / 85%

¿Quien puede aplicar eficientemente esta terapia de hipnosis para adelgazar?

Soy un hipnólogo profesional en ejercicio

Pero no conozco suficientemente este protocolo de hipnosis clínica. ¿Donde puedo documentarme más al respecto?

shadow

Referencias

  1. Spiegel, D., Hunt, T., & Dondershine, H.E. (1988). Dissociation and hypnotizability in post-traumatic stress disorder. American Journal of Psychiatry, 145,301-305.
  2. Spanos, N.P., Stenstrom, R.J., & Johnston, J.C. (1988). Hypnosis, placebo, and suggestion in the treatment of warts. Psychosomatic Medicine, 50, 245-260.
  3. Vandenbergh, R.L., Sussman, K.E., & Titus, C.C. (1966). Effects of hypnotically induced acute emotional stress on carbohydrate and lipid metabolism in patients with diabetes mellitus. Psychosomatic Medicine, 28, 382-390.
  4. Xu, Y., & Cardeña, E. (2008). Hypnosis as an adjunct therapy in the management of diabetes. International Journal of Clinical and Experimental Hypnosis, 56, 63-72.
  5. Alladin, A., & Alibhai, A. (2007). Cognitive hypnotherapy for depression: An empirical investigation. International Journal of Clinical and Experimental Hypnosis, 55, 147-166.
  6. Chambless, D.L., & Hollon, S.D. (1998). Defining empirically supported therapies. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 66, 7-18.
  7. Kiecolt-Glaser, J.K., Marucha, P.T., Atkinson, C., & Glaser, R. (2001). Hypnosis as a modulator of cellular immune dysregulation during acute stress. Journal of
    Consulting and Clinical Psychology, 69, 674-682. Kihlstrom, J.F. (1985). Hypnosis. Annual Review of Psychology, 36, 385-418.
  8. Kirsch, I., Capafons, A., Cardeña, E., & Amigó, S. (1999). Clinical hypnosis and self-regulation: An introduction. En I. Kirsch, A. Capafons, E. Cardeña, & S. Amigó (Eds.), Clinical hypnosis and self-regulation therapy: A cognitive-behavioral perspective (pp. 3-18). Washington, D.C.: American Psychological Association.
  9. Flammer, E., & Bongartz, W. (2003). On the efficacy of hypnosis. A meta-analytic study. Contemporary Hypnosis, 20, 179-197.
  10. Lynn, S.J., & Kirsch, I. (2006). Essentials of clinical hypnosis. An evidence-based approach. Washington, D.C.: American Psychological Association.
  11. Carmody, T. P., Duncan, C., Simon, J. A., Solkowitz, S., Huggins, J., Lee, S., & Delucchi, K. (2008). Hypnosis for smoking cessation: a randomized trial. Nicotine & tobacco research, 10(5), 811-818.
  12. Lynn, S.J., Kirsch, I., Barabasz, A., Cardeña, E., & Patterson, D. (2000). Hypnosis as an empirically supported clinical intervention: The state of the evidence regulation of salivary immunoglobulin A by children. Pediatrics, 83, 66-71.
  13. Pittler M.H., & Ernst, E. (2005). Complementary therapies for reducing body weight: A systematic review. International Journal of Obesity, 29, 1030-1038.

También podría interesarle

La organización de hipnosis de España necesita tu conformidad. Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar