Hipnosis clínica en la competición deportiva

La hipnosis clínica en la competición deportiva de olímpica y de élite.

hipnosis-clinica-deporte

Hipnosis clínica en la competición deportiva

H

ace ya años que en la competición deportiva de élite, el entrenamiento psicológico ocupa una lugar tan relevante en inversión y dedicación de tiempo, como el entrenamiento físico.

A ningún preparador deportivo se le escapa en nuestro días que una buena forma psicológica es quizás más importante que una buena forma física, y que sin ella, es prácticamente imposible superar a rivales, que al menos en la alta competición deportiva, son igualmente profesionales, y dedican más de ocho diarias a sus entrenamientos.

Dentro del entrenamiento psicológico del deportista de élite, la hipnosis clínica es una de las herramientas más utilizadas, ya que comporta visualizaciones de conductas reales en la competición, que por repetición, procuran un mejor y más eficiente aprendizaje, que mediante la repetición física solamente, y pueden ser perfeccionadas de igual forma. Usualmente el entrenador psicológico actúa a últimas horas del día, cuando el deportista profesional ya se encuentra agotado del entrenamiento físico, permitiendo dilatarlo algunas horas más, lo que físicamente sería poco probable.

Los entrenadores psicológicos han cobrado una importancia fundamental en los últimos años, hasta el punto que las universidades de mayor relevancia, se han visto obligadas a crear posgrados de máster como “entrenador deportivo superior“, o “máster en entrenamiento deportivo“.

Estos posgrados que facultan al profesional al entrenamiento psicológico de deportistas de competición, prestan gran parte de contenido hacia las técnicas de modificación de conducta de carácter cognitivo conductual, andamiandas mediante visualizaciones, lo que traducido al castellano común, significa hipnosis clínica.

Al igual que en cualquier terapia de consultorio con hipnosis clínica, en el entrenamiento deportivo de competición, se emplean tres tipos de técnica. Las técnicas cognitivas, fundamentalmente orientadas moldear la percepción previamente aprendida por el atleta en base a su experiencia deportiva, respecto de que acciones son difíciles, y que por tanto con frecuencia pueden fallar, y cuales no. Re-estructurar esta cognición en el deportista de élite es vital, ya que en la alta competición los objetivos fáciles, simplemente no existen.

Que el atleta lo perciba no sólo como alcanzable, sino sencillo de alcanzar, es una de las duras tareas de las técnicas cognitivas aplicadas con visualización, generalmente con carácter anticipatorio, esto es, finalizada la acción de forma técnicamente perfecta y sin errores.

Las técnicas asociativas, aplicadas con reforzamiento positivo no pueden faltar tampoco en ningún entrenamiento deportivo de élite. Con ellas se persigue el perfeccionamiento de los movimientos físicos del atleta, especialmente si estos resultan muy técnicos y precisos, como suele ser habitual en todos los deportes de competición profesional y olímpica. La mayoría de los deportes de alta competición posee una gran cantidad de ejercicios que deben ser ejecutados con absoluta perfección para obtener éxito, por lo que la tarea de los entrenadores psicológicos en este ámbito suele durar años (como también sucede con el entrenamiento físico), debiendo enfrentarse al inevitable problema añadido de las lesiones que generan inseguridad en el atleta mediante miedos, con frecuencia irracionales, bajando su rendimiento. Una de las primeras cosas que los entrenadores psicológicos aprenden es que los atletas de élite también son humanos, y adquieren sus miedos y su inseguridad,

como cualquier otro mortal.

Las técnicas precursoras del automatismo rutinario, son esenciales en aquellos deportes de élite donde absolutamente todo está cronometrado. Los deportistas no disponen de tiempo material para pensar, sino que deben ejecutar sus acciones de forma automática, y naturalmente ejecutadas con la máxima perfección.

Esto no es ni mucho menos una tarea fácil para el entrenador psicológico, que debe repetir las visualizaciones miles de veces, hasta lograr una respuesta tan inmediata como perfecta. Este aprendizaje técnicamente perfecto requiere de un número de repeticiones muy superior a las que se aplicarían en la terapia de un consultorio, en una proporción de 1000 a 1. Los demás mortales llaman a esto “destreza“, sin saber que la destreza” conlleva decenas de miles de repeticiones físicas, y al menos otras tantas, visualizadas. Estas repeticiones visualizadas se encuentran retroalimentadas, de forma que el deportista encuentra inmediatamente su reforzamiento positivo en forma de dopamina y serotonina, cuando la repetición física y psicológica son idénticas, o lo que sería lo mismo que decir … perfectas.

No obstante, por perfecto que sea el entrenamiento, todo atleta es humano, y por tanto social, lo que significa que la responsabilidad añadida a una competición importante es una variable al condicionamiento instrumental, como también lo son sus emociones (incluidas las relacionadas con la pareja), experiencias traumáticas que pudieran derivarse de severas lesiones, etc. Esto implica que cada deportista debe poseer una atención personaliza e individual, lo que resulta económicamente inalcanzable para los clubs, o entidades deportivas. Generalmente el deportista de élite debe buscarse esta individualidad terapéutica mediante por cuenta propia, a lo que se debe añadir, que los entrenadores psicológicos no son baratos.

Esta es una de las razones por las cuales los atletas tienen en tan alta estima la hipnosis clínica. Ellos saben por experiencia propia que las técnicas de modificación de conducta y las visualizaciones son más eficientes con la ayuda de la hipnosis, por lo que pueden ahorrarse alguna repetición. Cuando se habla de miles de repeticiones, es un factor a tener en cuenta, especialmente si se paga desde el bolsillo propio.

/ hipnosis clínica / Etiquetas: , ,

Comparte la Publicación

Sobre el Autor

ORG

Organización profesional de hipnosis clínica de España

Comentarios

No hay comentarios aún.

Deje su respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *