Cáncer de mama y como ayuda la hipnosis

El cáncer de mama y como ayuda la hipnosis en su tratamiento, ha producido un incremento observable del interés en la investigación y aplicación de las terapias de segunda generación cognitivo conductuales inoculadas mediante hipnosis, dentro del campo de la oncología, incluso hasta el punto de ser incluidas dentro del programa de formación para los nuevos especialistas en psico-oncología.

Desde un enfoque multi-disciplinar, la hipnosis se ha utilizado en pisco-oncología durante la última década en un espectro amplio, pero generalmente basado siempre en la hipnoanalgesia para el control del dolor, así como el control del vómito y la náusea, todos ellos efectos sobradamente conocidos e inevitables de la quimioterapia, por la cual las pacientes de cáncer de mama deben pasar durante su tratamiento.

cáncer de mama

La hipnosis en la psico-oncología para el cáncer de mama

En la aplicación de las técnicas inoculadas mediante hipnosis antes especificadas, pronto se observó la necesidad de ampliar el abanico de actuación, con objeto de cubrir también los episodios de ansiedad y trastornos depresivos reactivos al diagnóstico de cáncer de mama.

Desde 1990 en adelante se incorpora este espectro más amplio, hallándose las siguientes conclusiones en la experiencia clínica:

  • La hipnosis en su aplicación como hipnoanalgesia ha resultado eficiente en la reducción y el alivio del dolor clínico, especialmente en los casos de dolor agudo, con igual eficacia o superior eficiencia que la terapia cognitivo-conductual clásica en el cáncer de mama.
  • Las técnicas cognitivo conductuales de inhibición y extinción de los trastornos de la ansiedad reactivos inoculados mediante hipnosis han demostrado ser un valioso coadyuvante de la quimioterapia, especialmente durante su primera fase del tratamiento del cáncer de mama.
  • Las técnicas cognitivo conductuales de inhibición y extinción de los trastornos del humor, específicamente entendida como depresión reactiva al diagnóstico de cáncer de mama y tratamiento ulterior de quimioterapia, más cirugía invasiva estirpadora del pecho, ha demostrado clara eficiencia en el afrontamiento y disminución de la sintomatología depresiva, actuando como coadyuvante valioso, y digno de tener en cuenta para su aplicación, de la quimioterapia.

Como consecuencia de ello, tal y como sugieren Patterson y Jensen (Patterson D.R., Jensen M.P. Hypnosis and clinical pain. Psychology Bull 129 495-521 2003.), se observan un aumento del interés por la hipnosis en el ámbito clínico de la psico-oncología como técnica terapéutica portadora eficaz de terapias de segunda generación (cognitivo conductuales) que puede suponer un ahorro considerable de los costes médicos de tratamiento (Lang Elvira, Benotsch E.G., Fick L.J., Lutgendorf S., Berbaum M.L., Berbaum K.S., Logan H., Spiegel D. Adjunctive non-pharmacological analgesia for invasive medical procedures. A randomised trial. Lancet 355 1486-90 2000.), así como el empleo de la hipnosis clínica dentro del ámbito de la investigación, con objeto de mejorar el conocimiento de las bases neurofisiológicas del dolor, mediante la utilización de técnicas de neuro-imagen.

Se destaca la eficiencia de la analgesia hipnótica o hipnoanalgesia, tanto en el dolor inducido de forma experimental en laboratorio (dolor experimental), como del dolor en el contexto clínico (dolor clínico), tanto para el tratamiento del dolor agudo como del dolor crónico. Montgomery, DuHamel y Redd (Montgomery G.H., DuHamel K.N., Redd W.H. A meta-analysis of hypnotically induced analgesia: How effective is hypnosis?. International Jornal of Clinical & Experimental Hypnosis 48 138-153 2000.) realizaron un ensayo centrado en el uso de la hipnosis clínica para el control del dolor, encontrándose que el 75% de los pacientes tratados con esta técnica, dieron resultado positivo, tanto en el contexto del laboratorio, como en el ámbito clínico.

La hipnosis para el control del dolor en el cáncer de mama

En lo que se refiere al dolor agudo, Patterson y Jensen (Patterson D.R., Jensen M.P. Hypnosis and clinical pain. Psychol Bull, 2003, 129: 495-521.), tras la revisión de 19 estudios metodológicamente controlados y aleatorizados, concluye que la hipnosis resultó ser una técnica más rápida, eficaz y con menores efectos secundarios que otras técnicas psicológicas, en la reducción del dolor agudo producido por procedimientos médicos invasivos como la quimioterapia, aspiración de médula, limpieza de quemaduras, o cirugía.

Montgomery, David, Winkel, Silverstein y Bovbjerg (Montgomery G.H., David D., Winkel G., Silverstein J.H., Bovbjerg D.H. The effectiveness of adjunctive hypnosis with surgical patients: A meta-analysis. Anesthesia & Analgesia 94 1639-45 2002), llegaban a conclusiones similares un año antes en su ensayo sobre reducción del dolor quirúrgico mediante analgesia hipnótica o hipnoanalgesia.

En un esfuerzo por generar diferenciación clínica significativa en el cáncer de mama y como ayuda la hipnosis con la hipnosis como portadora de inoculación de terapias cognitivo conductuales, y una simple relajación fisiológica (por ejemplo relajación progresiva de Jacobson), las diferencias aumentan cuando se compararon los porcentajes de reducción del dolor obtenidos mediante hipnosis comparativamente a técnicas de relajación. En un reciente estudio sobre el tratamiento cognitivo-conductual del dolor crónico causado por osteoartritis, se comparó la eficiencia en la reducción del umbral de dolor bajo 2 opciones diferenciadas: hipnosis y relajación muscular progresiva de Jacobson.

Tras la intervención y un período de seguimiento de seis meses se pudo corroborar que el tratamiento con hipnosis había conseguido un porcentaje de reducción estable de la percepción de intensidad de dolor del 51% respecto a la valoración (subjetiva) de los pacientes mediante una escala analógico visual – VAS, mientras que la relajación progresiva obtuvo un porcentaje de reducción del umbral del dolor de apenas el 23%, muy inferior por tanto a la hipnosis, aunque muy superior al obtenido mediante placebo que apenas alcanzó el 2% (Gay M.C., Philippot P., Luminet O. Differential effectiveness of psychological interventions for reducing osteoarthritis pain: a comparison of hypnosis and Jacobson relaxation. European Journal of Pain 6 1-16 2002).

Preguntas frecuentes sobre la hipnosis en el tratamiento del cáncer de mama

Referencias

  • Ordi HG. Universidad Complutense de Madrid. Psico-oncología. Vol. 2 Nº 1 pp. 117-130 (2005).
  • Ordi HG., Abascal E.G., Sánchez M.P. Técnicas de sugestión en el control del estrés. Control del estrés. UNED Ediciones p. 301-25 (2002).
  • Cruzado J.A. La formación en Psico-oncología. Psico-oncología 0 9-19 (2003).
  • Redd W.H., Montgomery G.H., DuHamel K.N. Behavioral intervention for cancer treatment side-effects. Journal of the National Cancer Institute 93 810-23 (2001).
  • Kihlstrom J.F. Hypnosis. Annual Review of Psychology 36 385-418 (1985).
  • Syrjala K.L., Cummings C., Donaldson G.W. Hypnosis or cognitive behavioral training for the reduction of pain and nausea during cancer treatment. A controlled clinical trial. Pain Journal 48 137-46 (1992).
  • Barber J., editor. Tratamiento del dolor mediante hipnosis y sugestión. Desclée de Brouwer (2000).
  • Montgomery G.H., DuHamel K.N., Redd W.H. A meta-analysis of hypnotically induced analgesia: How effective is hypnosis?. International Journal of Clinical Hypnosis 48 138-153 (2000).
  • Montgomery G.H., Schnur J.B. Eficacia y aplicación de la hipnosis clínica. Papeles del Psicólogo 89 3-8 (2005).
  • Carey M.P., Burish T.G. Etiology and treatment of the psychological side effects associated with cancer chemotherapy. A critical review and discussion. Psychologial Bull 104 307-25 (1988).

Deja un comentario