Hipnosis ONG

Tipos de atención

tipos de atención

Conocer la importancia de la atención, supone no sólo conocer los diferentes tipos de atención que existen, sino los diferentes modelos de terapia que se fundamentan en ella como el mindfulness, la hipnoterapia, la terapia con realidad virtual … etc.

La atención se define como la capacidad de seleccionar y discriminar un estímulo relevante, o dicho de otra forma, es un proceso cognitivo que permite orientarse hacia un estímulo, entendido como relevante, para procesarlo y reaccionar.

La atención no es un proceso único, sino que existen diferentes tipos de atención. Esta capacidad cognitiva es muy relevante, dado que se usa a diario, y se puede mejorar mediante un entrenamiento o un modelo de terapia.

En general todos los tipos de atención procuran plasticidad, sin embargo, algunos tipos de atención como la selectiva, estrecha o focalizada generan una plasticidad que mejora el aprendizaje comportamental, procurando episodios terapéuticos más breves y eficientes.

La plasticidad cerebral se retroalimenta de la atención y de las demás capacidades cognitivas, de forma que el cerebro y sus conexiones neuronales se fortalecen con el uso de aquellas funciones que utilizan. Por tanto si ejercitamos la atención, las conexiones neuronales de las estructuras implicadas en esta capacidad se fortalecen.

[wp_ad_camp_1]

¿Cuales son los tipos de atención?

La atención es un proceso psicológico básico e indispensable para el procesamiento de la información, que se sustenta en la plasticidad neuronal, y se encarga de controlar cualquier actividad mental.

Son muchos los autores que han propuesto teorías sobre los tipos de atención existentes, especificando las diferentes características de este proceso cognitivo.

En este sentido, destaca el modelo propuesto por Sohlberg y Mateer (1987,1989) de uso muy extendido en el entorno clínico, y habitualmente utilizado en las terapias de segunda y tercera generación. Los tipos de atención son los siguientes:

Tipos de atención dependientes de la actitud

Tipos de atención sensorial

Neurología de los tipos de atención

La atención es un proceso psicológico básico, que junto a la percepción y la memoria resultan indispensables para el procesamiento de la información, el aprendizaje y la respuesta comportamental, así como su modelamiento cognitivo o moldeamiento comportamental mediante una terapia, cuando fuere necesario.

La función de la atención es la selección de estímulos propios o del entorno, que son relevantes para llevar a cabo una respuesta comportamental, usualmente con la intencionalidad de alcanzar unos objetivos (Ríos Lago et al. 2007) que con frecuencia tienen lugar tras un proceso de aprendizaje donde se implican los procesos cognitivos superiores (Londoño 2009).

La atención es también un proceso activo, no estático (Luria 1984), que varía según los intereses, expectativas y experiencias de la persona, por lo que exige una implicación conductual y emocional por parte del individuo.

La motivación resulta fundamental en la capacidad atencional, puesto que orienta la conducta según unos objetivos, intenciones y/o expectativas individuales (Garrido 2000).

La cantidad de información exterior recibida excede la capacidad del sistema nervioso para poder procesarla por completo, por ello, la atención resulta necesaria como mecanismo neuronal regulador que selecciona y organiza las percepciones para un procesamiento eficiente de la información.

La red de orientación de la atención está implicada en la localización de información relevante, así como en el ajuste de su foco (Fuentes y García 2008). Por tanto se refiere a la capacidad para seleccionar un estímulo prioritario y específico del entorno.

La atención selectiva posterior, o atención visuoespacial o atención posterior, está relacionada con el córtex parietal posterior derecho y sus conexiones, el colículo superior y el núcleo pulvinar del tálamo, cuyas funciones están relacionadas con el tipo de atención de desplazamiento entre los hemicampos visuales.

Cuando la atención se centra en determinados estímulos concretos (por ejemplo caras) o un aspecto determinado (por ejemplo color), las áreas del cerebro encargadas del procesamiento de estos elementos sufren un incremento en su nivel de activación (Kanwisher y Wojciulik 2000; Kastner y Ungerleider 2000).

La atención puede ejercer su influencia desde las fases iniciales del procesamiento en áreas visuales (Martínez et al. 1999), e incluso antes, en las áreas subcorticales bajo condiciones específicas (Kastner et al. 2004). Esta orientación (o selección) de la atención no sólo afecta a los estímulos extroceptivos y sus vías sensoriales, sino que también puede ser propioceptiva (Griffin y Nobre 2003), en cuyo caso implica al núcleo pulvinar, los colículos superiores, la corteza parietal superior, la región temporoparietal, el lóbulo temporal superior y los campos oculares frontales (Raz y Buhle 2006). Estas regiones está implicadas en diferentes rutinas del proceso de orientación de la atención, por tanto, una lesión en la corteza temporoparietal afecta a la capacidad para variar el foco de la atención.

La corteza parietal superior participa en todos los cambios de la atención encubierta. Finalmente los campos oculares frontales y colículos superiores participan en la ejecución de los movimientos explícitos de los ojos, cuando se produce un cambio de la atención.

Referencias

MÁSTER EN HIPNOSIS CLÍNICA

Máster en hipnosis clínica con la máxima cualificación profesional disponible en el mercado e integrado con el máster en hipnopatología y el máster en hipnoanalgesia con un suscripción social de 399 € al año. Más de 30.000 horas de masterclass en formato de vídeo profesional. Más de 1.500 alumnos acreditados en las 19 ediciones del máster.

¿Desea suscribirse a nuestros boletines profesionales?

La organización de hipnosis de España le envía a su correo electrónico todas las novedades que publica. Suscríbase a los boletines y manténgase informad@ sin esfuerzo.

Salir de la versión móvil