Inicio » mindfulness » Efectos del mindfulness

Efectos del mindfulness

Hasta hace poco tiempo, quienes practicaban el mindfulness eran vistos como gente extraña o

extravagante, más relacionada con asuntos religiosos de orientación budista que con un modelo de terapia. Las cosas han cambiado de forma notable en los últimos años, no sólo con una apertura de Occidente desde todos los ámbitos sociales, sino ya en el siglo XXI, apreciado y valorado por el conocimiento científico como una terapia de eficiencia contrastada.

La eficiencia del mindfulness ha resultado tan evidente, que científicos de todo el mundo se han volcado en sus investigaciones sobre el, saliendo a la luz miles de trabajos investigativos procedentes de las mejores universidades del mundo. En estos estudios, se ha podido constatar que ejerce enormes beneficios sobre la salud biológica y el equilibrio emocional.

A partir de ese punto, el mindfulness pasa a ser incorporado como materia docente en las más pretigiosas facultades de psicología del mundo, en forma de cursos de iniciación y másteres, y no mucho después, se instala como terapia de grupo independiente en occidente.

El psiquiatra Javier García Campayo, profesor de la Universidad de Zaragoza, publica algunos de los primeros trabajos en España a este respecto, donde ya indica que el mindfulness incrementa notablemente las habilidades cognitivas como la atención, la percepción y la memoria. El Dr Campayo especifica que aunque se pueden lograr efectos efectos similares mediante otras actividades como la lectura y los denominados “juegos mentales“, existe una importante diferencia entra ambos, y es que el mindfulness consigue disminuir de forma notoria los síntomas de la depresión y el estrés, permitiendo que las personas se sientan más calmadas, induciéndoles una percepción cognitiva de mayor bienestar.

Estos estudios de investigación comenzaron tímidamente en el siglo XX, sobre la década de los 70, en Estados Unidos, con pequeños grupos de personas que practicaban mindfulness. Alrededor de los años 90, se repitieron de nuevo estos estudios, y en ambas ocasiones se pudo concluir que el efecto del mindfulness era altamente recomendable.

Como consecuencia de investigaciones tan amplias y prolongadas en el tiempo, el mindfulness comienza a incorporarse en muchos tratamientos psicológicos y psiquiátricos, utilizándose principalmente para manejar la ansiedad, la depresión, el trastorno obsesivo, y el trastorno de estrés postraumático, así como una terapia complementaria para dolores crónicos, alergias recurrentes, e incluso enfermedades oportunistas por inmuno deficiencia.

En la primera década del siglo XXI, el mindfulness se convierte en el abanderado de las terapias de tercera generación, comenzando a eclipsar las tradicionales terapias de segunda generación, básicamente constituídas en base a la psicoterapia cognitivo conductual.

Hoy en día, el mindfulness se entiende ya como un modelo de terapia bastante extendido, empleado ya por muchos hospitales como terapia coadyuvante a la medicación psiquiátrica, y una gran parte de psicoterapéutas lo incluyen ya entre sus servicios. No obstante, el mindfulness comienza a ser ya una terapia que no sólo eclipsa, sino que ya sustituye en muchas ocasiones a las terapias de segunda generación, por varios motivos:

  • Es sencilla de aplicar en terapia de grupo.
  • Goza de una gran aceptación popular en occidente.
  • Resulta fácil enseñar su práctica a las personas.
  • Es relativamente rápido en generar cambios cognitivos en las personas.
  • Prácticamente la totalidad de las personas que han aprendido a practicar el mindfulness, han podido constatar cambios positivos en sus analíticas, en poco tiempo.

Después de una práctica continuada del minfulness por varios meses, se ha podido constatar que se producen modificaciones de varios neurotransmisores, disminuyendo la producción de glutamato, que favorece los procesos de ansiedad, y una mayor producción de dopamina y serotonina, lo que proporciona la ya conocida “sensación” de bienestar del mindfulness. También se ha observado que la conectividad neuronal mejora sustancialmente, con el flujo más intenso de estos neurotransmisores, lo que inmuniza a largo plazo a quienes lo practican, de los trastornos de la ansiedad y del humor.

En el ámbito de las terapias alternativas, el minfulness lentamente se va conviertiendo en el acorazado del sector, desplazando lentamente a la hipnosis, la pnl y el coach. Incluso más, ha comenzado a desplazar también la psicoterapia cognitivo conductual clásica, debido a que su aceptación popular es mayor que todas ellas.

Dada la gran cantidad de universidades y organizaciones que han incorporado ya el mindfulness a la docencia, asistiremos en poco años a una emigración masiva de muchos psicoterapéutas hacia este modelo.

Sociedad Colegial de Hipnólogos

Sociedad de Hipnosis Profesional

hipnosis tv

Noticias similares

Uso de cookies

La ORG de hipnosis de España, utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies