Inicio » hipnosis » Entrevista a Jesús Genaro

Entrevista a Jesús Genaro

Entrevista a Jesús Genaro
5 (100%) 7 votos

Entrevista con respuestas completas (antes de su edición de prensa) realizada por Infosalus, departamento de Europa Press en el área de la Salud, a D. Jesús Genaro González, Rector de la Sociedad de Hipnosis Profesional y Decano de la Sociedad Colegial de Hipnólogos.

¿Cómo se define la hipnosis?

El criterio clínico de definición de la hipnosis no ha encontrado un consenso institucional a lo largo de las últimas décadas debido a los diferentes factores como el avance constante de las neuro-ciencias, que en muy poco tiempo dejan obsoleta una definición en función de las nuevas fronteras del conocimiento científico, bajo el amparo de las últimas tecnologías de neuro-imágen, como el TAC, la RM o la PET. que permiten conceptos más avanzados.

El segundo factor, es de carácter político y corporativista por parte de los colectivos correspondientes a diferentes profesiones que tratan de argumentar la hipnosis como un modelo interventivo (coadyuvante o no) de aplicación exclusiva en el marco de sus competencias profesionales. Este factor ha ido perdiendo peso específico en los últimos años, entendiéndose hoy como poco o nada relevante.

El tercer factor, es de carácter académico mediante el cual una multiplicidad de autores a lo largo del tiempo, investigan de manera autónoma y descoordinada, disientiendo en conceptos básicos, y negándose al consenso, al mismo tiempo que sus teorías quedaban obsoletas por el avance de las neuro-ciencias.

La mayoría de organizaciones profesionales de hipnosis, se limitan a recoger alguna de las definiciones que se exponen a continuación, sin aportaciones de ningún tipo, dificultando y con frecuencia intensificando esta carencia de consensos.

En otros casos, algunas asociaciones profesionales no revisan periódicamente sus propias definiciones, ofreciendo conceptos desfasados e incluso en ocasiones, confrontados con el conocimiento científico actual. La inexistencia de un criterio clínico de consenso ha procurado desde finales del siglo XIX, praxis perversas en la hipnosis que le han restado credibilidad interventiva, al mismo tiempo que se intensificaban las evidencias clínicas respecto a su eficiencia. Esta peculiaridad es observable en pocos ámbitos y/o áreas asistenciales de la salud.

Las organizaciones profesionales actuales, como la española, le conceden gran importancia a la definición de la hipnosis, de la forma más consensuada posible, a efectos de inhibir las praxis inapropiadas que se procuran bajo el amparo de su carencia, atendiendo a los derechos de los clientes atendidos mediante este modelo de intervención.

El Colegio de Hipnosis SCH recoge las definiciones más extendidas, todas ellas abiertas a revisión en función de los nuevos conocimientos, y procura también la suya propia de seguimiento recomendado para los profesionales colegiados, igualmente bajo actualizaciones periódicas:

Definiciones aportadas por el Colegio de Hipnosis SCH:
Definiciones de hipnosis

El Colegio de Hipnosis SCH entiende diferentes tipos de denominaciones de la hipnosis, que varían según intervención y aplicaciones:

  • Se entiende por hipnosis profesional, cuando la misma está intervenida por un hipnólogo.
  • Se entiende por hipnosis clínica, cuando la misma está intervenida por un clínico (médico psiquiatra y otras ramas de la medicina).
  • Se entiende por hipnosis psicológica, cuando la misma está intervenida por un profesional de la salud mental (psicólogos y psicólogos clínicos).
  • La hipnosis profesional, clínica y psicológica, suponen un modelo de abordamiento que puede actuar como coadyuvante de otros abordamientos y/o tratamaientos médicos y/o psicológicos diferentes de la hipnosis, pero también puede actuar de manera unilateral.

¿En qué trastornos o con qué objeto se emplea de manera más común en el ámbito clínico?.

Dolor.

Es el ámbito clínico de mayor antigüedad en el empleo de tratamientos con hipnosis. En 1977 se estableció el primer ensayo clínico publicado por Kihlstrom, 1985, donde se inhibió la percepción del dolor de determinadas zonas del cuerpo a pacientes bajo hipnosis a quienes se infringía dolor isquémico y provocado continuamente. La hipnosis, probó ser en el ensayo clínico, más efectiva que cualquier otro agente, incluyendo morfina, diazepam y el uso de acupuntura, como elemento de comparación alternativo.

Hilgard (et al) en 1978, publicado por Kihlstrom en 1985, encontraron en niños y adolescentes con tratamiento quimioterapéutico, una reducción significativa del dolor y los efectos indeseables de la quimioterapia al ser sometidos a hipnoanalgesia. La analgesia hipnótica, según estos ensayos, tiene que que ver con la asignación activa de la atención dependiente de la región frontal anterior, y con los aspectos espacio-temporales de la percepción del dolor, asociados con los sistemas corticales posteriores, como se demuestra en los estudios de Hilgard y Hilgard (1983), y de Gigson y Heap (1991).

De pascalis (et al) en 2004 estudiaron la actividad gamma somato-sensorial, encontrando que los sujetos bajo hipnosis redujeron significativamente la susceptibilidad al dolor en relación a otros grupos de control.

Crawford, (et. al) en 1999, bajo el auspicio de la Universidad de Stanford, ha propuesto la analgesia hipnótica como un proceso inhibitorio activo relacionado con los sistemas cerebrales que median en los procesos atencionales y nociceptivos, de alta eficiencia en los sistemas corticales y sub-corticales, así como en los talamo-corticales.

El número de ensayos y publicaciones clínicas en torno a la eficiencia de la hipnosis en el área específica del control del dolor es tan elevado, que resulta imposible siquiera hacer mención a todos ellos. Se puede por tanto, considerar como corroborada la eficiencia clínica de la hipnosis en este sentido. Actualmente la hipnoanalgesia es de uso común en la asistencia hospitalaria europea y norteamericana, para aquellos casos de ineficiencia de la analgesia farmacológica, cuando se presenta alergia o auto-inmunidad a la misma, en pacientes crónicos.

Cognición.

La distorsión cognitiva es un elemento común presentado en la práctica totalidad de los trastornos de la conducta, y un elemento perceptual de frecuente actividad en el cerebro humano, aunque no necesariamente produzca siempre trastorno, como pudieran ser los procesos emocionales relacionados con la afectividad (no deseamos entrar en el debate clínico, sobre si el amor y las emociones afectivas, pudieran considerarse como un trastorno episódico. No esta conceptuado como tal, en los criterios del Manual Diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM), por tanto, obviamos este asunto).

Las psicoterapias cognitivas, y su correspondiente control de las emociones y las percepciones, juegan, por tanto, un papel esencial en todo abordamiento psicoterapéutico. La eficiencia de la hipnosis en este ámbito, fue publicada por primera vez por Szechman (et al) en 1998. Utilizando Tomografía de emisión de positrones (PET), se encontraron evidentes cambios que correspondían a la corteza cingulada anterior derecha (rACC), en individuos bajo hipnosis, que no son atribuíbles a otras variables neurobiológicas, mediante sugestiones e instrucciones indicadas a generar cambios perceptuales, perceptivos y cognitivos.

Otros ensayos de Kossyn, Thompson, así como Spiegel en el 2000, también utilizando PET, lograron mediante hipnosis, que los sujetos del ensayo, tuvieran experiencia de color frente a estímulos de escala de grises y experiencia de grises frente a estímulos con color, lo que corrobora la eficiencia en el control de los procesos de re-estructuración perceptual, perceptiva y cognitiva con el uso de la hipnosis.

Por otro lado, Crawford, (et. al) en 1996 mediante Stanford, hicieron caracterizaciones neuro-fisiológicas de correlaciones electro-encefalográficas. En un estudio sobre la activación de las emociones de felicidad y tristeza en hipnosis, empleando un registro intencional de magnitudes espectrales en 11 bandas de frecuencia, con las cuales, se evaluaron regiones frontales (F3, F4), centrales (C3, C4), y parietales (P3, P4), encontrando que para todos los sujetos bajo hipnosis, variaba la actividad Alfa de baja frecuencia (7.5-9.45 Hz), y además, que esta actividad disminuía signifcativamente en el lóbulo parietal derecho, en las evocaciones de tristeza, al compararlas con las evocaciones de felicidad, lo cual va en apoyo de otras investigaciones anteriores, que proponen que el hemisferio derecho tendría una implicación mayor en emociones negativas que positivas. Quedó demostrada la evidencia de que en la evocación de tristeza en estado de vigilia, esto es sin hipnosis, la actividad Beta de baja frecuencia (13.5-15.45 Hz.), era mayor en el hemisferio derecho que en la región frontal derecha, y mayor en el hemisferio izquierdo que en la región central.

Fobias.

Existe una gran cantidad de estudios, que indican como las sugestiones e instrucciones hipnóticas generan una re-estructuración de la cognición que obstaculiza seriamente la percepción fóbica, proceso que estaría relacionado con la actividad de la corteza cingulada anterior. Estudios posteriores como los de Nobles (2002), demuestran que los procesos sistemáticos de desensibilización, bajo hipnosis, son altamente eficientes en el tratamiento de pacientes con fobia a la sangre, en los tratamientos odontológicos, por reseñar un ejemplo.

Nobles en 2002, publicó una ingente cantidad de informes respecto a los tratamientos de trastornos de la ansiedad, en particular las fobias, mediante hipnosis, corroborando que fobias, como por ejemplo la fobia a la sangre, fueron efectivamente tratadas en ámbitos médicos y odontológicos, durante los procesos previos a la realización de operaciones quirúrgicas con estos pacientes.

En una revisión llevada a cabo por Willemsen (2004), donde se analizaron las técnicas hipnoterapéuticas para las fobias durante los tratamientos médicos, advirtieron que la hipnosis es más eficiente que otros tratamientos psicoterapéuticos considerados también eficaces, ya que al utilizar la hipnosis una intenso estrechamiento y focalización de la atención, que la transforma en selectiva aguda, permite una facilitación de estas sugestiones e instrucciones, que responden en una mayor eficiencia clínica de la extinción del trastorno fóbico a corto plazo, lo que supone un menor empleo de sesiones terapéuticas, quedando corroborada también la eficiencia de la hipnoterapia en el tratamiento efectivo de una gran diversidad de fobias específicas.

Trastornos de la ansiedad.

Los estudios sobre tratamiento psicoerapéutico de la ansiedad , desde Pavlov, donde quedó demostrado que un mismo estímulo no puede generar estrés y relajación al mismo tiempo, ha sido prácticamente interminable.

En el área interventiva de la hipnosis, las publicaciones de Gemignani (et al) en 2006, Willemsen en 2004, Nobles en 2002, McNeal en 2001, indican que la aplicación de técnicas de modificación de conducta como la desensiblización sistemática bajo hipnosis, procuraban una reducción significativa del estrés perceptual y su respuesta biológica mensurable, como demuestran los resultados obtenidos por Raz (et al) en 2005 a través de resonancia magnética funcional (RMNf), donde se evidencia la mejor respuesta de la corteza cingulada anterior, comparativamente superior al obtenido mediante otras estrategias psicoterapéuticas.

Posiblemente los trabajos de corroboración de la eficiencia de la hipnosis con empleo de técnicas cognitivo conductuales, más conocidos y difundidos en el abordamiento de la ansiedad clínica son los publicados por Brown en 1998, o por Crawford y Barabasz en 1993. Otras publicaciones clínicas como las de Schoenberger, Kirsh, Gearan y Montgomery en 1997 o de Willshire en 1996 resaltan la eficiencia de la hipnosis para el tratamiento de la fobia social y el estrés post-traumático.

Depresión.

Posiblemente una de las mayores áreas de eficiencia clínica reconocida de la hipnosis se haya en este segmento de los trastornos del humor.

A modo de estudio comparativo, La Universidad de Oviedo ha estudiado la efectividad de la psicoterapia cognitivo-conductual aplicada de forma aislada, aplicada bajo relajación y aplicada bajo hipnosis, para el tratamiento de la depresión mayor. La muestra utilizada fueron 21 pacientes, con una edad media de 32 a 95 años y una desviación típica de 12,43; todos ellos con un diagnóstico de Trastorno Depresivo Mayor con arreglo a los criterios del DSM-IV. Los resultados muestran claramente que la terapia cognitivo-conductual es más efectiva cuando se utiliza combinada con la hipnosis, que cuando se utiliza de forma aislada o en combinación con técnicas de relajación. Esta efectividad se manifiesta en todas las variables clínicas estudiadas: Ansiedad, Distimia, Anhedonía, Depresión Mayor, Histrionismo y Pensamiento Psicótico.

Trabajos complementarios al respecto como el de Kirsch, Montgomery y Sapirstein (1995), Brown (1998) y Capafons (1998) subrayan los importantes beneficios del empleo de la hipnosis como un mecanismo añadido a la terapia cognitivo-conductual, que mejoran sustancialmente su eficiencia.

Otras aplicaciones coadyuvantes.

Suficientes estudios clínicos corroboran la eficiencia de la hipnosis como coadyuvante psicoterapéutico en los siguientes tratamientos médicos:

  • Desordenes Gastrointestinales.
  • Ulceras.
  • Síndrome de colon irritable.
  • Olitis Ulcerosa.
  • Enfermedad de Crohn.
  • Estado Nauseoso.
  • Dolor Abdominal Crónico Funcional.
  • Terapéutica complementaria en Oncología: Control y Alivio del Dolor, Motivación, Ampliación del Proyecto de Vida, Sexualidad, Estados Depresivos, Nauseas asociadas a la quimioterapia, apoyo psicoterapéutico al paciente neutropénico. Estimulo de la actitud colaborativa ante la terapéutica médica.
  • Desordenes Dermatológicos: Eczemas. Herpes. Prurito. Psoriasis. Dermatitis.
  • Desordenes y Disfunciones Sexuales: Anorgasmia. Disfunción Eréctil. Eyaculación Precocidad eyaculatoria.
  • Control de Peso y Obesidad. Adelgazar Bajar de Peso Modificación de Conductas. Saciedad.
  • Desordenes de Hipertensión Arterial. Hipertensión. Estabilización de la Tensión Arterial.

Otras aplicaciones de la hipnosis como tratamiento principal.

  • Trastornos sexuales y de la identidad sexual: disfunciones sexuales, parafilias, alteración de la identidad.
  • Trastornos Somatomorfos: con manifestación y presentación reiterada de síntomas.
  • Trastornos de Somatización: con síntomas físicos múltiples, recurrentes y variables, presentes desde hace cierto tiempo y sin una adecuada explicación somática.
  • Hipocondria o trastornos hipocondríacos: Consistentes en una distorsionada creencia o sensación persistente de la presencia de al menos una enfermedad y en la dificultad en la aceptación de explicaciones medicas adecuadas.
  • Trastornos de inicio en la infancia, la niñez o la adolescencia: aprendizaje y atención, comunicación, desarrollo, alimentación, eliminación, estado de animo, tics, conducta, otros.
  • Trastornos de la memoria, amnésicos y cognitivos: incluidas amnesias y trastornos que alteren la función cognitiva.
  • Trastornos psicológicos debidos a una enfermedad orgánica médica: con presencia de síntomas psicológicos como consecuencia directa de una enfermedad orgánica.
  • Trastornos vinculados al uso, consumo y abuso de sustancias: con drogas en abuso, incluyendo el alcohol, tabaco, medicamentos y exposición a tóxicos.
  • Trastornos del estado de ánimo. Alteración del humor: depresivos, maníacos o hipomaníacos ,estado de ánimo explosivo, exaltado, irritable, trastorno bipolar, distimia, anhedonía.
  • Trastornos de ansiedad: trastorno de angustia o trastorno de pánico con y sin agorafobia, agorafobia, fobias específicas, fobia social, trastorno obsesivo-compulsivo, trastorno por estrés postraumático o por estrés agudo, ansiedad generalizada, trastorno de ansiedad debido a enfermedad médica, trastorno de ansiedad inducido por sustancias y trastorno de ansiedad no especificado.
  • Trastornos facticios: manifestaciones, síntomas físicos, psicológicos o pseudo enfermedades, generados, percibidos y manifestados como una enfermedad real pero sin una base de sustento orgánico.
  • Trastornos de la ingesta y conducta alimentaria: alteraciones alimentarias, entre ellos la obesidad, bulimia y anorexia nerviosa.
  • Trastornos del Sueño: Insomnio, terrores nocturnos, dificultades para dormir, disomnia, movimiento e inquietud.
  • Trastornos del control de los impulsos.
  • Trastornos adaptativos: con característica esencial de trastorno adaptativo en el desarrollo de síntomas emocionales o comportamentales en respuesta a un estrés psicosocial identificable.
  • Trastornos somatomorfos: con presencia de síntomas físicos que sugieren una enfermedad médica y que no pueden explicarse completamente por la presencia de una enfermedad médica, por los efectos directos de una sustancia o por otro trastorno mental como el ataque de pánico o trastorno de angustia.

¿Qué estatus posee en relación a otras técnicas? ¿Dentro de qué ámbito de la salud se encuadra? ¿Es complementaria o tratamiento de base?.

La hipnosis se encuadra actualmente dentro del contexto de psicoterapia breve como se corrobora en los trabajos de Kroger (1977), Crasilneck & Hall (1985), Wester & Smith (1984), Burrows & Dennerstein (1980), Rhue, Lynn y Kirsch (1994), Revenstorf (1993), Kossak (1989), Revenstorf (at al) en 2003.

El abordamiento con hipnoterapia, esto es, psicoterapia cognitivo conductual mediante hipnosis como se indica en las publicaciones clínicas de Kirsch, Montgomery y Sapirstein (1995), Brown (1998) y Capafons (1998) … entre otros, debe utilizarse como coadyuvante y no como terapia principal, en todos los casos que impliquen trastornos neurobiológicos, de la personalidad , o enfermedades médicas que se corresponden con vulnerabilidades genéticas habitualmente, y que conllevan un tratamiento farmacológico principal.

La hipnosis clínica puede utilizarse como tratamiento principal en aquellos trastornos de carácter psicológico (de la conducta) tipificados por el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM) que precisan de abordamiento psicoterapéutico para su extinción, y no precisan necesariamente de un tratamiento farmacológico principal, o bien, el mismo ha resultado ineficiente.

¿De qué ámbito de la salud proceden los profesionales que la ejercen?

Esencialmente se pueden considerar 3 ámbitos de procedencia en la formación profesional de hipnosis:

Post-grados universitarios de psicología, generalmente con carácter de experto o especialista universitario, o bien Máster, atendidos por diversas universidades. Las titulaciones, como su nombre indica, son de carácter post-grado y no de grado.

Colegios oficiales de psicólogos y médicos, a modo de formación extensiva y especialista de post-grado, con titulación específica del colegio formador.

Asociaciones profesionales de hipnólogos con diversidad de niveles y titulaciones que generalmente van desde un grado técnico básico, hasta especialidades de alta cualificación. Titulaciones de carácter asociativo profesional.

Empresas privadas de formación (centros, institutos, academias … etc). Por su nivel de formación generalmente bajo comparativamente a los casos anteriores, esta opción no suele contemplarse como muy viable a nivel profesional.

¿Cuándo comenzó a emplearse en España?.

La primera publicación conocida en prensa en España, relativa a la aplicación de la hipnosis, corresponde al 9 de Enero de 1912 en el diario El Castellano.

Se considera al Dr. Camino como precursor de la hipnosis clínica en España, obviando naturalmente, la figura de Santiago Ramón y Cajal, que siguiendo los pasos de Charcot, Bernheim y Liébault , instaló su primera consulta asistencial de hipnosis en 1883 y fundó también un comité de investigaciones psicológicas (ambas con sede en su propia casa), donde tuvo oportunidad de desestimar las supuestas habilidades hipnóticas de médiums, espiritistas y charlatanes de espectáculo, a quienes tachó rapidamente de embaucadores y graves perjudicadores de la hipnosis (ya entonces emergía este problema de personas no ilustradas en el contexto de la hipnosis, que permanece hasta nuestros días).

El Dr. Camino comenzó a interesarse por la psiquiatría y especialmente por las aplicaciones de la hipnosis clínica durante sus años de vida militar, en la que habría de convertirse en uno de los mas famosos y avezados especialistas de la época durante los últimos años de su vida ya fuera de la Institución Militar. el Dr. Julio Camino Galicia nacido el 27 de Mayo de 1882, en Tábara (Zamora), fue psiquiatra militar, siendo ascendido a médico militar primero, el día 1 de Enero de 1911, y a comandante médico el 16 de Enero de 1922, y destinado durante algún tiempo en Marruecos (Tetuán, 1916; Arcila, 1926-7). Allí tuvo la oportunidad, seguramente para sorpresa y extrañeza de la población local, de practicar sus nuevos conocimientos sobre la hipnosis y la sugestión. Publicó el primero de sus libros sobre hipnosis en 1919, prólogo de una extensíma obra literaria que dejaría como legado.

A pesar de sus continuos cambios de destino a que le obliga la vida militar, a partir de 1923 en que es destinado al pabellón de alienados militares del Hospital Militar de Carabanchel de Madrid y al Manicomio de Ciempozuelos, con un breve paréntesis como Director del Hospital Militar de Arcila, mantuvo la consulta de psiquiatría en el 4º Dispensario de la Cruz Roja de Madrid y abrió asimismo consulta particular en su domicilio de la calle Magdalena nº 9 de Madrid, ya entonces retirado del ejército por la famosa “Ley Azaña“, donde practicaba con asiduidad la hipnosis como modelo terapéutico.

¿Cómo puede un particular encontrar un profesional que la practique?.

Todos los países poseen un Registro General, publicado en internet por las organizaciones profesionales, en el caso de España, que lo comparte con el resto de países de habla hispana, es el Registro General de Hipnoterapia.

¿Cuáles son sus contraindicaciones?.

Las contra-indicaciones de la hipnosis clínica, son las mismas de cualquier otra estrategia psicoterapéutica. El mal menor siempre sería la ineficiencia por una asistencia inapropiada, inconclusa, o poco ilustrada. A partir de ese punto, generar iatrogenia incluso superior al trastorno del cual la persona desea tratarse, no es complejo. Especial mención recae en la hipnosis regresiva, de connotaciones no clínicas y severamente iatrogénica.

Para evitar la iatrogenia, debe garantizarse que el profesional de la asistencia se encuentra adecuadamente formado en las técnicas de modificación de conducta cognitivo conductuales, y su aplicación en hipnosis. Ignorar esta obviedad supone un riesgo innecesario, de frecuentes consecuencias nefastas.

¿Existe un protocolo estandarizado?¿En qué consiste una sesión de hipnosis?.

Hasta mediados del siglo XX, no existía ningún protocolo que contase con las referencias clínicas que lo pudieran corroborar, por tanto, la aplicación de la hipnosis clínica, al igual que la mayoría de las psicoterapias, era un tanto anárquica y ecléptica.

Esto dió alas a todo tipo de investigadores que deseaban hacer prevalecer sus propias teorías, entre los que se encuentra el propio Sigmund Freud. El insuficiente conocimiento científico respecto a los trastornos psicológicos y la neurología del cerebro en el primer segmento del siglo XX, ayudó a la propagación de esta fenomenología.

A medida que la psicología cognitivo conductual se fue afianzando y comenzó a gozar de ensayos clínicos suficientes, este fenómeno comenzó a desaparecer. En el lugar de los anteriores solo permanecieron personajes de ilustración mínima, que seguían aplicando procedimientos o estrategias no clínicas, obsoletas o desestimadas ya por el conocimiento científico. Esto aún sigue sucediendo.

En la actualidad tanto la psicología clínica como la hipnosis clínica, operan exclusivamente con protocolos clínicos empíricos y corroborados, esto es, cognitivo-conductuales (o al menos eso se pretende).

Entrevista realizada por: Eva María Villanueva.

Sociedad Colegial de Hipnólogos

Sociedad de Hipnosis Profesional

hipnosis tv

Noticias similares

Uso de cookies

La ORG de hipnosis de España, utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies