Inicio » hipnosis » El intrusismo en hipnosis

El intrusismo en hipnosis

El intrusismo en hipnosis
5 (100%) 2 votos

Soy consciente que la doctrina del intrusismo en las especialidades clínicas ha preocupado sobremanera, fundamentalmente a partir de la entrada en vigor del Código Penal de 1995. Sin embargo, debemos decir, que específicamente la alarma, a mi juicio, es injustificada porque el problema del instrusismo en las especialidades estrictamente médicas, no es un problema asociado al Código Penal de 1995 Indica José Antonio Choclán Montalvo. Magistrado de la Audiencia Nacional para Infosalus (EFE). Las únicas sentencias firmes de condena de un médico no especialista, tanto por el Tribunal Supremo como en vía de amparo por el Tribunal Constitucional, son sentencias dictadas al amparo de la legalidad vigente con anterioridad al Código Penal de 1995. En realidad es un problema ya antiguo que ocupó la atención de los primeros monografistas sobre la materia.

En la hipnosis específicamente, el intrusismo consiste en personas con un conocimiento paupérrimo de la misma, fácilmente detectables por una persona ilustrada, ya que en sus discursos, suele ser frecuente expresiones alusivas al inconsciente o subconsciente, a metodologías de hipnosis no clínicas, empleadas en el siglo XIX, regresiones a vidas pasadas o al útero materno, y jamás emplean citas referenciales académicas en sus intervenciones, esencialmente porque las desconocen, indica Antonio Capafons, Catedrático de psicología de la Universidad de Valencia.

El intrusismo relacionado con la salud, se ha planteado esencialmente en dos sectores: El primero, en relación al efecto llamada que suponen las profesiones liberales de las medicinas alternativas o populares. El segundo caso, con relación al intrusismo de extranjeros sin ninguna titulación ni colegiación homologada por ninguna entidad en España, indica José Antonio Choclán Montalvo. Magistrado de la Audiencia Nacional.

El efecto llamada que las profesiones libres no reguladas por el estado, tiene sobre el estafador común es estremecedora, y son muchas las profesiones relativas a las terapias alternativas que poseen este importante problema. Pero a la hipnosis, al igual que todas las terapias de la salud mental, tiene otro “efecto llamada” específico, aún más preocupante, que son los trastornados. Al igual que sucede en los primeros cursos de grado en psicología, es habitual que las personas con trastornos severos de la conducta, se sientan atraídos hacia este sector profesional, indica Jesús Genaro González. Rector de la Sociedad de Hipnosis Profesional.

La hipnosis es una técnica carente de riesgos per se, sin embargo, un uso inadecuado de tal técnica puede ser iatrógeno, especialmente en lo referido a la génesis de falsos recuerdos por parte de la persona hipnotizada. Las creencias erróneas y mitos sobre las potencialidades de la hipnosis transmitidos por los medios de comunicación y los propios terapeutas suelen ser, en última instancia, los responsables de los riesgos de la hipnosis. Por lo tanto, una forma de ayudar a prevenir tales riesgos es proporcionar una información rigurosa y veraz al cliente al que se pretende hipnotizar o que solicita la hipnosis. De hecho, una buena parte de las creencias erróneas iatrógenas que las personas mantienen sobre la hipnosis, como la pérdida de control que supuestamente promueve la hipnosis (Heap, 2000, Kline, 1976, Vingoe 1992 2000) o el incremento de la memoria y su precisión (Capafons 2002, Capafons, Alarcón, Cabañas, & Espejo, 2003, Capafons, Cabañas, Espejo, & Cardeña, en prensa, McConkey, 2001) están determinadas y/o mantenidas precisamente por quienes aplican la hipnosis sean hipnotizadores de espectáculo o de ilustración mínima (Heap, 1996), indica Antonio Capafons, Catedrático de psicología de la Univeridad de Valencia.

Respecto a las falsas universidades, facultades y escuelas oficiales, debe decirse de forma clara y rotunda que no existe un título oficial de hipnoterapeuta, hipnólogo o técnico en regresiones hipnóticas. En España no existe ninguna universidad, facultad o escuela oficial, dependiente de ninguna facultad pública o privada, que cuente con un reconocimiento oficial del estado Español. Las supuestas universidades, facultades, o escuelas oficiales que ofertan estos estudios, son falsas y difunden una hipnosis generalmente sin bases científicas, e incluyendo procedimientos que son inertes y/o iatrogénicos, indica el Grupo de Hipnosis Psicológica del Colegio Oficial de Psicólogos de la Comunidad Valenciana.

Respecto a los contenidos mínimos y básicos que un temario de formación en hipnosis debe tener, son los mitos y dar información sobre la investigación que indica que son mitos, e incluir cuando menos, los procedimientos disociativos comportamentales y cognitivos de la hipnosis, lo que supone ofrecer formación científica en hipnosis clínica, teniendo en cuenta las áreas de eficacia de la hipnosis que, según las investigaciones científicas recientes, tienen evidencia empírica sobre lo adecuado de la utilización de la hipnosis, indica el Grupo de Hipnosis Psicológica del Colegio Oficial de Psicólogos de la Comunidad Valenciana.

Noticias similares

Uso de cookies

La ORG de hipnosis de España, utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies