Inicio » hipnosis y neurociencias » Así funciona el cerebro

Así funciona el cerebro

Para entender correctamente el funcionamiento del cerebro humano se requieren años de aprendizaje, y a pesar de ello, el nivel de comprensión al que podemos siempre será muy limitado, hoy por hoy, de hecho el encéfalo humano es uno de los sistemas más complejos de entender que existe actualmente en la neurología.

Vamos a intentar resumirlo, de la forma más asequible posible, de forma que puede ser asequible para cualquier psicoterapéuta no iniciado en las neurociencias.

Conceptos básicos.

  • Neuronas y glía: El cerebro es esencialmente un conjunto de neuronas y células gliales. Estas últimas son menos conocidas, pero son mucho más numerosas que las neuronas realmente, lo que no deja de ser importante, habida cuenta que un cerebro humano adulto posee en torno a 80.000.000.000 de neuronas. ¿Qué hace cada una de estas células?. Las neuronas son las encargadas de crean flujos de señales electroquímicas, de las que se componen los procesos mentales, en esencia, todo lo que se estudia en las psicoterapias, y la hipnosis no es ninguna excepción, de desarrolla en este modo de comunicación de las neuronas. Por otro lado, las células gliales, cumplen funciones distintas. Hasta hace poco tiempo, se creía que sólo se encargan de proteger a las neuronas, y a facilitar su movimiento. Hoy sabemos que no es así, durante los últimos años muchas investigaciones han corroborado que las células gliales poseen una red de comunicación independiente, e influyen en cómo las neuronas se comunican entre sí, por tanto, apenas estamos empezando a comprender su importancia real.
  • La comunicación o sinapsis neuronal: Entender cómo funcionan las redes de comunicación neuronal es tan importante o más, que conocer el funcionamiento de una neurona individual, lo que significa que conocer que substancias componen esta comunicación y que utilidad tiene cada una de ellas tiene una importancia crucial tanto para los psicoterapeutas como para los hipnólogos. El área en que se intercambian estas sustancias electroquímicas, se denomina “espacio sináptico”, y en general supone una ínfima separación que se abre entre las membranas celulares de los terminales nerviosos entre dos neuronas. Una de ellas es el área “pre-sináptica” y la otra es la “post-sináptica”. En la sinapsis, la señal eléctrica que recorre una neurona, se transforma en una señal química, esto es, un conjunto de sustancias al que denominamos “neurotransmisores”, “neuromediadores” y “neuromoduladores”. Estas microscópicas partículas, llegan al terminal nervioso de la otra neurona, y allí son captadas por unas estructuras denominadas “receptores”. A partir de ese momento, el flujo de sustancias químicas que recibe la neurona post-psináptica, tiene un importante efecto sobre la frecuencia con la que esta neurona emitirá a su vez estos impulsos eléctricos a otras neuronas. El proceso parece sencillo, pero en realidad no lo es, dado existen muchos tipos de neurotransmisores y de estructuras que interactúan cuando llegan. Por otro lado, cada neurona suele estar conectada a muchas otras al mismo tiempo, ya que la información no suelen pasarse de una forma lineal.
  • Software y hardware: Resulta común intentar entender el cerebro como si fuese un ordenador o computadora, sin embargo, esta comparación solo se justifica en algunos contextos, pero en general, no es válida para explicar el funcionamiento real del encéfalo. Uno de los motivos más importantes por los que un cerebro se diferencia de un ordenador o computadora, es que en el primero el hardware jamás puede ser modificado por el software, mientras que en el cerebro humano sí. A este fenómeno se le denomina plasticidad y es tan específico como diferencial de la neurobiología. Además de ello, el cerebro no trabaja con contenidos que se almacenan en un disco duro o memoria electrónica, tal y como ocurre con los ordenadores o computadoras, sino que la memoria humana es reconstructiva por una simple cuestión de capacidad, y a diferencia de un ordenador o computadora no puede ser ampliada. Esto significa que el manejo de datos entre un ordenador o computadora y el cerebro humano no tiene parecido alguno. En este sentido, la memoria humana al ser reconstructiva, supone que sólo se posee un segmento parcial de la información, reconstruyendo lo faltante en función de parámetros supuestos actuales, lo que convierte la memoria humana en un elemento de muy poca fiabilidad, pero de gran eficiencia.
  • La plasticidad: Este es elemento diferencial más importante de lo expuesto con anterioridad. Ninguna máquina no biológica posee esta capacidad. Esto supone que todo lo que aprendemos se acumula en nuestro cerebro en los diferentes tipos de memoria interconexionadas entre si, lo que da lugar a que determinadas redes neuronales necesiten ser reforzadas, mientras que otras no lo necesitan. Esto se establece según las necesidades de cada individuo. Por ejemplo, un taxista necesitará desarrollar una gran capacidad de memoria espacial, mientras que un poeta necesitará de un gran reforzamiento de las redes involucradas con el lenguaje. Esta plasticidad permite una gran diferencialidad entre el desarrollo de dos cerebros ocupados en aprendizajes de tareas distintas.
  • La atención:Aunque los seres humanos nos parece que nuestro cerebro es un prodigio con capacidad de realizar tareas impresionantes, lo cierto es que el conjunto de datos con los que trabaja en su memoria, está siempre lleno de lagunas. En realidad, ni siquiera puede procesar correctamente toda la información que le llega a través de sus sensores o sentidos, y mucho menos recordarla, a no ser que su atención se encuentre específicamente fijada en ese estímulo. A este fenómeno se le denomina atención selectiva o focalizada, y es uno de los procesos de la maquinaria de la atención, percepción y memoria esenciales para el hipnólogo. Generalmente el principio que determina la fijación de la atención son la supervivencia y la reproducción de la especie. Este critero para focalizar la atención nos permite seleccionar ciertas partes de la información, e ignorar otras, de esta forma se procesa mejor aquel segmento de la información que se considera esencial.
  • El proceso de la información: Este proceso es también característico del cerebro humano y no existe en ningún ordenador o computadora. Puesto que el cerebro humano dispone de una cantidad de información “procesable” muy limitada, debe rellenar los vacíos de información sin que constantemente nos veamos obligados a buscar la información que nos falta, y sin que suponga molestia alguna. Para ello, hay algunos mecanismos automáticos que rellenan estos vacíos de una manera discreta. Un ejemplo práctico sería lo que ocurre con la parte de la retina que da paso al nervio óptico. Esta zona es ciega para el ojo, y por lo sería el equivalente a tener un agujero en el medio de nuestro campo visual, sin embargo, no percibimos nada de ello, ya que el cerebro se encarga de rellenar de una forma supuesta lo que le falta. Idénticamente lo mismo hace con la memoria.
  • La interconexión: Aunque el cerebro está formado por diferentes áreas neuronales más o menos especializadas en algunos procesos, todas ellas necesitan interconexionarse entre sí para hacer su trabajo. Eso no significa que todas se comuniquen con todas las demás, sino que para funcionar correctamente han de estar conectadas a la “red general” donde se procesa la información. Ningún área puede funcionar de forma independiente e individual, respecto a las demás. Todas la áreas se encuentran conectadas y utilizamos en 100% de la capacidad del cerebro.
  • La racionalidad y la emocionalidad: Como lo expuesto anteriormente, también la racionalidad y la emocionalidad trabajan de una forma conexionada, existen áreas del cerebro más especialidas en las emociones, que suponen un conjunto de estructuras denominadas sistema límbico, pero para ancanzar objetivos necesita de planes de acción basados en la racionalidad. Las conductas pueden declinarse más en un aspecto y otro dependiendo de otras variables como el aprendizaje y el estímulo, pero necesita de la conexión de ambas para responder con una conducta específica.
  • ¿Su formación como hipnólogo ha contemplado estas áreas de formación neurobiológica? Si no es así, debería considerar:
    https://www.hipnosis.org.es/master-especialista-hipnopatologia.html

    Sociedad Colegial de Hipnólogos

    Sociedad de Hipnosis Profesional

    hipnosis tv

Noticias similares

Uso de cookies

La ORG de hipnosis de España, utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies